•   Miami, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Casi un año después de su último triunfo por nocaut, Melvin “Melo” López volvió a ganar por esa vía la noche del viernes en el Resort Miccosukee, en Miami Florida. En tal escenario vapuleó al mexicano David Cota en el séptimo de diez asaltos, reteniendo su cinturón NABA de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), con lo que se garantiza escalar por lo menos del quinto al tercer peldaño del ranking 118 libras de este organismo.

“Melo” necesitaba de forma urgente noquear. No solo por un tema de orgullo, sino porque su responsabilidad como una de las figuras de William Ramírez, de la naciente promotora M y R Boxing en Miami, era dejar una fuerte impresión ante la comunidad nicaragüense que el viernes ocupó buena parte de las butacas del escenario donde se realizó el combate. Afortunadamente, Melvin, que desde hace un par de años hace carrera en Estados Unidos, lo consiguió.

El boxeador nica se impuso por la vía del nocaut. Haxel Murillo/END

Lo bueno y lo malo

Para el análisis flotan algunos aspectos importantes sobre la victoria del nica. El primero es que “Melo” ganó y retuvo el cinturón, y el segundo que se reconcilió con el nocaut, un factor importante para recuperar la confianza. Además, Melvin mantuvo su invicto, acumulando su victoria número 20 (11KO) y la quinta en Estados Unidos.

Ahora hay que dar paso a la parte boxística y en esa área es dónde “Melo” debe hacer ajustes. El arranque de “Melo” ante Cota fue un poco frío, lento, permitiéndole al mexicano que ensayara sus combinaciones, principalmente al rostro del nicaragüense. Cota fue competitivo en los primeros cuatro asaltos, hasta que Melvin comenzó a soltar más sus manos, utilizando una de sus virtudes más importantes: la velocidad.

Los ganchos a la zona hepática le restaron condiciones al mexicano. López se dio cuenta que aunque la estrategia de minar a Cota abajo, estaba dándole resultados, el nocaut llegaría si empezaba a disparar más golpes en la cabeza. Entonces, al final del sexto asalto, con una ráfaga de cinco disparos en la cabeza,  el pinolero dejó trastocado al azteca, al punto que tras sonar la campana necesitó asistencia del tercer hombre del ring para sentarse en su esquina.

Melvin López defendió con éxito su título NABA de la AMB. Haxel Murillo/END

En ese momento, Cota ya estaba noqueado. Su sobrevivencia dependía de la permisividad que mostrara “Melo” en el séptimo. Sonó la campana y el nica volvió a encontrar un hueco en la guardia del mexicano para arrinconarlo en la esquina y meterle más de 7 golpes consecutivos. El referee detuvo la pelea. No era necesario permitir más castigo.

El asunto de la continuidad en el golpeo es un tema pendiente en el boxeo de “Melo”. La técnica allí está, la velocidad también, el asunto es cómo explotar esas virtudes. Tiene que ser un peleador más abrumador ante rivales que se le fajan como el azteca. Aumentar el volumen de golpes por round y mejorar defensivamente, quebrar la cintura y hacer más desplazamientos, es lo que el púgil nica necesita mejorar. Lo importante es que él reconoce que necesita ajustes. Por ahora el tiempo está a su favor.