•  |
  •  |
  • Edición Web

El dolor en el pecho del antesalista titular de los Reales, y por ahora intocable en la alineación, Hunter Dozier, abrió espacio para un llamado de urgencia al nicaragüense Cheslor Cuthbert, de bateo lo necesariamente ruidoso en Triple A.

El pinolero, ansioso de mostrar la intensidad del momento que está atravesando en las menores, regreso con los spikes puestos y agitando su bate a la Gran Carpa, y en su primer turno en el segundo inning, con el conteo de 1-2, se voló la cerca sobre un lanzamiento del derecho panameño de 23 años Ariel Jurado.

Cheslor Cuthbert. Archivo/END

Fue el jonrón 19 de Cheslor a lo largo de 236 juegos entre el 2015 y este 2019 en Grandes Ligas. En sus tres turnos siguientes, Cheslor se ponchó dos veces y conectó un roletazo a segunda base, pero la utilidad de su trancazo, fue proporcionarle ventaja a los Reales por un buen rato, aunque final terminaron perdiendo 6-2. Cuthbert reapareció como sexto bate detrás de Jorge Soler.

El nicaragüense, de indiscutido potencial, pero que ha estado batallando por establecerse en las mayores en un sube y baja cargado de incertidumbre, registró en el 2016 una temporada que pareció ser convincente alcanzando un promedio de 274 puntos con 12 cuadrangulares y 46 impulsadas.

Cheslor Cuthbert. Archivo/END

Afectado por problemas musculares, Cheslor quedó reducido a 58 y 30 juegos en las campañas del 2017 y 2018 disparando 2 y 3 vuela cercas y fue enviado a Triple A pese a batear para 375 en el entrenamiento, mientras Dozier se apoderaba de la antesala y se convertía en el mejor bateador de los Royals con 314 puntos, 11 jonrones y 33 remolques.

Un agudo dolor en su pecho durante el juego del jueves, lo sacó de circulación y obligó al llamado que se le hizo a Cheslor. Ahora, a esperar que después de ese jonrón, los Royals, alejados 19 juegos y medio del liderato en el sector central de la Liga Americana, decidan mantener a Cheslor en el roster.