• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Tras un viaje que empezó la mañana del martes en Managua y acabó durante la tarde de ayer con el arribo a San Juan, Argentina, la selección de Nicaragua está lista para encarar el histórico duelo contra el combinado albiceleste, un juego que pone frente a la combativa selección azul y blanco una serie de complicados retos, entre ellos evitar una goleada escandalosa, marcarle un gol a una selección ganadora de Copa del Mundo, frenar a Lionel Messi en caso de que participe algunos minutos en el partido, y sobre todo, jugar un futbol que evidencie las mejorías conseguidas en los últimos años y dé señales positivas de cara a la Copa Oro 2019.

El técnico Henry Duarte, los 23 jugadores convocados y todo aquel que está pendiente del desafío sabe que el reto frente a los argentinos es gigantesco, pues desde cualquier perspectiva, Nicaragua es ampliamente superada por su rival de este viernes. De tal manera, que ante un adversario tan exigente, el principal reto de los nicas, más que tratar de evitar una derrota que se perfila inminente, es ofrecer una exhibición que confirme los avances futbolísticos logrados hasta ahora.

Los jugadores de la selección argentina de fútbol Lionel Messi (i), Leandro Paredes (d) y Paulo Dybala (c) participan en un entrenamiento. EFE/END

Ciertamente Argentina será una ecuación compleja de resolver, pero de eso se trata, de mostrar los resultados de la evolución técnica de la selección ante un equipo de sobrada calidad. No es que el objetivo sea convencer de que se puede competir frente a rivales de tal categoría, si no que a pesar de las exigencias que plantea el oponente, Nicaragua puede jugar un futbol ordenado. “Podemos ganar o perder, pero debemos mantener nuestro nivel”, ha dicho Duarte, consciente del reto que se le ha planteado.

¿Será posible?

Presentar un buen futbol le permitirá a Nicaragua tener mayores posibilidades de aproximarse a la superación de otro de los retos frente a Argentina: evitar una goleada indecorosa. Dado el nivel de los suramericanos y la posible presencia del propio Lionel Messi y de goleadores como Sergio Agüero y Ángel Di María, se considera que difícilmente la portería nica terminará ilesa. He ahí otro desafío para la tropa nacional, que tendrá que lidiar con un rival que está en plenitud de condiciones, pues se ha estado preparando con la mirada puesta en la Copa América.

No es que se busque dejar en cero a un equipo tan fuerte, si no que se procure no caer con un marcador muy abultado. Nadie quisiera una aproximación a aquella brutal goleada de 14-0 ante Brasil en los Juegos Panamericanos de 1975, por lo que se espera que esta Nicaragua modelo 2019 ofrezca mayor resistencia. No hay dudas, también es una tarea que requiere de multiplicar esfuerzos.

Será difícil

Desde Argentina han reportado que Lionel Messi, el mejor futbolista del planeta, estará en el once titular contra Nicaragua, lo que representa un desafío aparte para la tropa nacional. Controlar al delantero del Barcelona, capaz de abrirse espacio donde parece imposible, será una asignatura de mucha complejidad para los defensores nicas. “No habrá defensa personal para Leo Messi”, ha manifestado Henry Duarte, quien sabe muy bien que el ganador de cinco balones de oro es tan hábil que puede descifrar cualquier estrategia en su contra. Así que será interesante ver cómo responden jugadores como Luis Fernando Copete y Manuel Rosas al reto de parar a quien el mundo del futbol considera imparable.

El otro reto, igual de complicado que los anteriores, será marcar un gol. Para esto, los nicas necesitarán arrebatarle el balón a Argentina para tener la opción de generar jugadas de peligro, lo que se vislumbra difícil o permanecer atentos a cualquier error de sus rivales, lo que también tiene pocas posibilidades de suceder dada la experiencia y el nivel de la albiceleste. De tal modo que conseguir un tanto será una hazaña, misma que seguro buscarán forjar jugadores como Juan Barrera y Carlos Chavarría.