• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La selección de Nicaragua perdió 5-1 el juego amistoso ante Argentina, con Juan Barrera marcando de penal el único tanto de la azul y blanco, mientras Lionel Messi y Láutaro Martínez se encargaban de anotar dos goles cada uno por el combinado albiceleste, cuyo último tanto fue marcado por Roberto Pereyra.

Desde que sonó el silbatazo inicial, el duelo fue el monólogo previsto. Argentina se adueñó del balón y se encargó de establecer el área de Nicaragua como la única zona de juego. Al ritmo de la acostumbrada marcha indetenible de los segundos, Argentina presionaba y generaba jugadas de peligro, manteniendo turbada a la defensiva azul y blanco.

Lea: Partido de Nicaragua ante Argentina sorprende a MisterChip

Al minuto siete, Sergio Agüero, el feroz atacante del Manchester City, tuvo la oportunidad de abrir el marcador tras un centro de Renzo Saravia. Seis minutos más tarde, Messi falló una oportunidad clara cuando mandó la pelota a un costado de la cabaña defendida por Justo Lorente, estando prácticamente solo frente a la portería y desperdiciando un elegante pase de Giovani Lo Celso.

Luego, los argentinos aumentaron la presión y tras varios arribos intimidantes a la cabaña de Lorente, se produjo una jugada colectiva en la que participaron Messi, Agüero y Matías Suárez, los tres atacantes de la albiceleste. La acción terminó con un disparo de Suárez que se estrelló en el poste derecho y que fue como una seria advertencia de lo que vendría poco tiempo después.

De interés: Más de 25 mil personas asistieron a partido entre Argentina y Nicaragua

Nicaragua, completamente despojada del balón, intentaba infructuosamente recuperarlo; y como estaba escrito, no conseguía generar ni un mínimo peligro en el sector defendido por el equipo de casa. Lo destacable de su accionar, la valiente resistencia ofrecida ante el implacable ataque de los suramericanos, con Luis Fernando Copete y Carlos Montenegro, además de Byron Bonilla, ofreciendo actuaciones destacables durante esos 35 minutos en los que la azul y blanco defendió el 0-0.Sergio Agüero participó en la jugada que Messi anotó el segundo gol del partido. Foto: AFP/END

MESSI ROMPRE RESISTENCIA

Fue en el minuto 36 que la resistencia nicaragüense llegó a su fin como consecuencia de la aparición del que muchos consideran el mejor jugador del mundo. Messi recibió el balón dentro del área, donde suele hacer estragos, y con esa habilidad de genio que le caracteriza dejó en el camino a Josué Quijano, Luis Fernando Copete y Carlos Montenegro, para luego disparar con esa zurda prodigiosa y poner el 1-0. Una jugada con su propio sello.

Además: Neymar queda fuera de la Copa América por lesión en tobillo derecho

Apenas dos minutos más tarde, Lorente atajó un disparo de Sergio Agüero, pero el balón quedó en el centro del área, a donde Messi llegó, sin ser estorbado por ningún defensor nicaragüense, para rematar y poner el 2-0 que parecía enrumbar la pronosticada goleada.

Nicaragua no perdía un partido por más de 4 goles de diferencia desde hace 8 años. Foto: AFP/END

Para la segunda mitad, ya sin Lionel Messi y sin Sergio Aguero en el terreno de juego, pero con los jugadores nicaragüenses sucumbiendo ante el agotamiento físico, Argentina se fue encima hasta poner el marcador 5-0 con el doblete de Láutaro Martínez y el tanto de Roberto Pereyra.

También: Real Estelí se queda con el título en el Torneo de Clausura

GOL PARA LA HISTORIA

Entre el dominio y los goles de Argentina, el tiempo se escapaba y con él la oportunidad de hacer un gol histórico. Sin embargo, justo cuando parecía que no había espacio para más, Armanto Kgoufas, quien entró en la segunda mitad, se aventuró a meterse en el área de la albiceleste y propició un penal segundos antes del minuto noventa.

Nicaragua nunca se había enfrentado a Argentina en su historia. Foto: AFP/END

Ante la oportunidad soñada, Juan Barrera asumió el reto y se dispuso a cobrar la pena máxima. Desde los once pasos, el capitán, revestido de frialdad, realizó un disparo potente y preciso ante el que Franco Armani careció de opciones, cayendo así el 5-1 definitivo.

Lea más: ¿Cumplió la selección las expectativas de Henry Duarte?

De esta manera se escribió la historia del partido entre Nicaragua y Argentina, en el que los nicaragüenses cumplieron con el reto de evitar una goleada escandalosa y marcar al menos un gol, aunque les fue imposible frenar a Messi. Bueno, eso casi nadie puede hacerlo.