•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Kyle Lowry tenía el balón en sus manos desde la izquierda. La diferencia era de solo un punto 106-105 y su disparó podría matar a los Guerreros y coronar a los Raptors. Por un instante, el mundo quedó petrificado con el índice en los labios sin respirar, diría Gabo. El tiempo disponible era de solo 16 segundos y el objetivo fundamental de los Guerreros, aislar al inspirado y temido Kawhi Leonard del momento cumbre, se había logrado. Era Lowry no Leonard quien se levantó del piso y elevó la pelota hacia el cesto mientras millones de ojos, fijos en las pantallas, se agrandaban tanto como los de testigos de excepción en la arena de Toronto…La parábola tensó todos los cuellos en una situación de angustia extrema con las esperanzas de cada lado deshilachándose. El lanzamiento de Lowry fue desviado y los Guerreros –atrás 3-2 en la Final de este 2019- estaban con vida y en pie de lucha. Listos para continuar su resistencia en el juego 6 a realizarse en Oakland, intentando equilibrar la final y forzar una batalla decisiva.

Entre angustias y esperanzas

La colosal resistencia planteada por los Guerreros a lo largo de todo el trayecto, permitiéndoles conservar la ventaja de seis puntos lograda en el inicio del duelo con el aporte de un cauteloso Kevin Durant, marcando 11 puntos en 12 minutos, antes de volver a salir lesionado, ahora sin expectativas de restablecimiento, había erosionado en los últimos minutos frente al ímpetu de Kawhi Leonard, entrando vertiginosamente y bombardeando el cesto de Golden State colocando a los Raptors en ventaja. Esa situación de angustia extrema y esperanzas deshilachándose obligó a un resurgimiento colosal de los Guerreros con tres triples transformado el 97-103 adverso en un 106-103 favorable. Después de resistir y resistir, lo clave para aspirar a la victoria como recomendaba Gandhi, los Guerreros estaban nuevamente en pie de lucha después del doble de Lowry, agitador del suspenso apretando las cifras 106-105. Un milagro de resistencia empatando 28-28 y 22-22 el segundo y tercer período es lo que ofrecieron los Guerreros para sobrevivir.

A seguir resistiendo

¿Qué les espera en el juego 6, siempre de espaldas a la pared aunque no con las manos arriba? Volver a resistir las embestidas de estos Raptors que giran alrededor del talento y la destreza de Kawhi Leonard, por ahora un seguro Más Valioso en esta Final y que cuentan con la presencia tan importante de Marc Gasol, la agilidad desconcertante de Patrick Siakam, la firmeza de Lowry, el accionar de Obaka, las apariciones de Van Vleet y los tiros largos de Danny Green…En su despedida de Oakland, el equipo de Steve Kerr, abrazado a la posibilidad de fabricar un milagro, espera contar con lo mejor de Curry y Thompson sus tiradores largos, con un Draymond Green de temperamento más controlado, Iguodala lo necesariamente útil y el aporte del banco, más esencial que nunca. No hay duda que pese a llegar de visita, los Raptors pueden terminar la final mañana…Resistir y resistir, esa es la consigna de los Guerreros, única forma de aspirar a la victoria. Resistir y resistir, contra viento y marea. Es lo clave y aquí estamos conscientes de eso.