•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Plagados de ilusiones y con la firme determinación de hacer historia partieron este jueves por la tarde los miembros de la representación nacional que del 18 al 23 de junio batallarán en el Campeonato Mundial Sub-21 de Voleibol de Playa que tendrá lugar en Udon Thani, Tailandia.

Un viaje de casi dos días para llegar a su destino tienen de frente las parejas pinoleras, una en cada género, conformadas por Denis López con Jefferson Cascante y Loudes Lugo junto a Anielka Alonso, algo que parece trivial, luego de superar una etapa de incertidumbre por la falta de presupuesto para poder realizar la travesía.

“Primeramente tenemos que darle gracias a Dios por poder realizar este viaje, tuvimos miles de complicaciones, también hay que agradecer al Gobierno y a las personas que nos apoyaron con sus donaciones”, apuntó Denis López.

“Estamos más que preparados, tenemos tres meses de estar jugando juntos (con Jefferson Cascante), no jugamos el Tour Nacional juntos, pero en los entrenamientos hemos estado fuertes, vamos a dejar en alto el nombre de Nicaragua, es hora de hacer historia, vamos por eso”, reiteró el jugador pinolero.

En Mundial Sub-21 de Voleibol de Playa reunirá a 32 parejas en cada rama, por lo que la misión de López/Cascante y Lugo/Alonso, no será fácil.

“Nuestra primera meta es llegar a las 16 mejores parejas y de ahí si Dios lo permite, estar entre los ocho equipos”, explicó López.

Plena confianza

Por la experiencia acumulada, hay más esperanza de que la pareja masculina nacional pueda superar sus metras propuestas. En el caso de la pareja femenina pinolera, integrada por Lugo/Alonso, por su baja estatura, su juego es un poco más defensivo, aunque para el Mundial ensayaron un sistema de ataque diferente por consejos Erasmo Palomo, entrenador cubano encargado de preparar a los equipos nacionales de voleibol de playa.

“Estamos más que listas, con mi pareja Lourdes Lugo llevamos jugando y entrenando más de un año, así que nos sentimos con la capacidad de ir a dejar el nombre de Nicaragua en alto. Estamos muy conscientes del reto que nos espera, sabemos que es algo difícil, pero no imposible cuando se juega de corazón”, afirmó Anielka Alonso.

“Por lo general nuestro juego es más defensivo, pero con nuestro entrenador, Erasmo Palomo, practicamos nuevas jugadas de ataque rápido que nos pueda servir contra jugadoras altas o bajas que nos encontremos en el Mundial”, agregó.