• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Imposible sobrevivir sin dos pulmones. A la pérdida de Kevin Durant, se agregó la de Klay Thompson faltando 2.19 minutos del tercer período, y tal desangre, le pasó factura a los Warriors que le entregaron el botín de la NBA a los indómitos Raptors, sin duda, un equipo compacto, de estupenda defensa, muy flexible y con suficientes variantes para imponerse 114-110, sin necesitar lo mejor de Kawhi Leonard, pero con la impetuosidad de cuatro tiradores de 20 o más, Lowry y Siakam con 26, Leonard y VanFleet 22 y 15 de Ibaka.

Aunque fue reducido a 32 de los 48 minutos en la cancha, Thompson con 30 puntos, fue el mejor de los Warriors. Toronto solo perdió el tercer parcial 31-26 y borró dos puntos de desventaja 86-88 en el último período. Curry falló un intento de triple con 9 segundos pendientes y la pizarra 111-110 del lado de los Raptors. Fue la despedida de los Warriors que dejan Oakland para trasladarse a San Francisco.

 Stephen Curry (c), guardia de los Golden State Warriors, camina de la cancha al vestuario mientras los fanáticos de los Warriors observan tras el juego de las finales de la NBA  . EFE/END

Lowry desbordado

Un torbellino que sacó los clavos de su lugar en el Oracle Center, eso fue Kyle Lowry en el propio inicio del juego clavando un doble y tres triples en forma consecutiva para adelantar a los Raptors 8-0 y 11-2, dejando a la multitud con la boca abierta. Los Warriors, que registraron tres pérdidas de balón en menos de dos minutos, provocando una mayúscula preocupación, ajustaron su sistema nervioso y comenzaron a funcionar con las apariciones de Thompson y el aporte en cámara lenta de Coussins. Una desventaja de 17-10 fue reducida a 26-25 en un llamativo cambio de golpes, faltando 2.49 minutos y con Leonard y Curry, las estrellas más fulgurantes, casi sin ser vistos. Tanto, que al continuar la agitación de cada lado y terminar el primer cuarto a favor de Toronto 33-32, por un pelo, Leonard tenía 4 puntos y Curry 7, como si hubiesen envejecido prematuramente. Clave la ventaja en triples 7 de 14 por Toronto y 3-8 por los Warriors.

La lucha sigue

Los Warriors se adelantaron 38-37 y 46-43 en los primeros minutos del segundo cuarto antes de dos empates en 49 y 51 forzados por remates de Ibaka. El esfuerzo de los Warriors frente a una defensa muy ordenada y enérgica, fue mayúsculo, en tanto Toronto no encontraba tantos obstáculos, pero había perdido puntería. Lo más extraño, el declive de los tiros largos. Los Raptors agregaron 2 y los Warriors que marcaron 20 en el juego 5, solo uno. Eso sí, les ayudó mucho recibir faltas en zona de tres, aprovechadas por Thompson y Curry… Faltando 1.58 minutos, los Raptors con doble de Lowry, quien llegó a 21 puntos, estaban en ventaja 55-54 y cerraron la mitad del camino 60-57, imponiéndose por dos (27-25) en el segundo período. Siakam con 13 era el gran soporte de Lowry, mientras Thompson con 18 encabezaba a los Warriors seguido de Iguodala con 11. Leonard y Curry se hermanaban en discreción con 9 puntos cada uno.

El delantero de los Toronto Raptors, Kawhi Leonard (c-i, fila inferior) sostiene el trofeo de MVP mientras posa con el equipo y Serge Ibaka (c-d, fila inferior) de la República del Congo, con el trofeo del Campeonato de la NBA . EFE/END

No hubo tregua

Faltando 5 minutos del tercer cuarto, un triple majestuoso de Thompson, por encima de las nubes, estableció un fugaz equilibrio 76-76, después que Iguodala, quien falló dos libres, había logrado un acercamiento 76-73 con otro triple. Los Warriors se estaban fajando diente por diente en una noche nada luminosa para Curry. Dos grandes oportunidades fueron malogradas por los Warriors al fallar tiros libres consecutivos Iguodala con la pizarra 72-70 para Toronto, y Draymond Green con ventaja 83-80 en un momento de mucho significado. El toque dramático, cargado de suspenso, fue la caída y torcedura de pierna izquierda de Thompson que lo sacó de la cancha. Con la multitud cruzando los dedos, Thompson regresó a las brasas, los Warriors se distanciaron 85-80, pero Siakam y Lowry contragolpearon y fue necesario un triple de Iguodala con 49 segundos pendientes para el 88-83 a favor de Warriors. Un libre y un doble de Lowry, estrecharon 88-86 y lo que parecía un empate con entrada y doble de Leonard, fue después del sil
bato. De manera que Golden State entró con ventaja de dos puntos al último período.

El cierre fue tan huracanado como todo el juego, y aún sin Thompson, reemplazado por Cook faltando 2.19 minutos del tercer cuarto, los Warriors pelearon para morir de cara a las lamparas, en su último juego en el Oracle Center.