• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Imagino a Gardel después de ver perder al equipo argentino 2-0 frente a Colombia en su debut en la Copa América, diciendo “sueño con el pasado que añoro, el tiempo viejo que lloro y que nunca volverá”. No se trata de Messi-dependencia, sino de falta de funcionamiento como equipo, aunque se haya levantado el voltaje e intensificado la presión en el segundo tiempo, solo para ser víctimas de dos contragolpes relampagueantes y efectivos de Colombia, concretados por Róger Martínez en el 71 con estupendo taponazo de derecha cortándose hacia el centro desde la izquierda, y por Duván Zapata en el 86 rematando a quemarropa en el área chica un centro rasante que viajaba a bordo de un tren bala desplazándose desde el rincón izquierdo con las sirenas aullando.

Lea: Ni Messi ni Argentina llegaron al primer juego de Copa América

SIGUEN LAS VIEJAS DUDAS

Apuntamos previamente que lo mostrado por Argentina frente a Nicaragua fue muy pobre más allá de los cinco goles. La velocidad de progresión fue un engaño ante un equipo muy lento y sin ideas claras; la utilización de los espacios vacíos, abundantes, no fue realmente útil; careció de las necesarias proyecciones y una vez más, pese a las facilidades, prefirió jugar mucho hacia atrás innecesariamente. La escogencia de Nicaragua para su última prueba, fue mala porque no tenía nada que ver con los equipos que enfrentaría en la Copa América, sobre todo Colombia. No había que ser astuto para esos señalamientos. Argentina jugó un mal primer tiempo frente a Colombia y levantó nivel en el segundo con Messi reactivado, pero fue cuando mejor lucía que le clavaron los dos goles, que dejan al equipo de Scaloni navegando entre tantas dudas.

De interés: Japón y el reto de ser el primer invitado en ganar la Copa América

LAS DOS ESTOCADAS

El gol de Martínez, un trazo largo y preciso de James de derecha a izquierda, sprint, quiebre a Saravia y derechazo seco, potente, junto al poste izquierdo de Armani en el minuto 71. Argentina doblo rodillas, pero siguió insistiendo, hasta la rápida combinación en el 86, cuando Martínez entrega a Matías Uribe, quien avanza hasta el fondo y envía ese escalofriante centro bajo, que Duván Zapata intercepta entre dos defensas en el área pequeña para rematar y sentenciar el partido 2-0. No era lo que Argentina -que dispuso de oportunidades como lo demuestra el accionar del arquero colombiano Ospina- esperaba, pero es lo que ocurrió, y ahora, como dijo Messi, a mejorar contra Paraguay y Catar para evitar otro doloroso descarte después de dos finales. “La Messisma historia” tituló El Clarín.

Además: Paolo Guerrero, el goleador peruano busca ser profeta en 'terra gaúcha'

GOLEO BRASIL

Sin alardear, con dos goles del devaluado azulgrana Coutinho, el primero de penal en el minuto 50 y el otro recibiendo de Firmino en el 53, y cierre de Everton en el 85, liquidó 3-0 a una inocente Bolivia. Pese al triunfo y la presencia de un tridente con Nerés, Richarlison y Firmino, Brasil no consiguió la profundidad atacante deseada mientras construía una victoria tranquila, sin Neymar, su factor más desequilibrante…Lo más alentador fue lo de Coutinho, ese centrocampista de vocación ofensivo y buen golpeo que se mueve por la izquierda, quien terminó completamente oscurecido en el Barcelona y necesita destacar para fortalecer financieramente su traslado a otro equipo, pretendiendo volver a ser lo que fue en el Liverpool. El equipo brasileño tiene compromisos pendientes con Perú y Venezuela. En las dos primeras fechas, nada espectacular en la Copa América.