•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Argentina, aún con Messi adentro, no funciona como equipo. Se dice que después de empatar casi milagrosamente con Paraguay 1-1, aprovechando un penal que necesitó del ojo de águila frente a la pantalla de revisión, ejecutado por Messi “a lo Cristiano”, aplicándole el punch necesario en el minuto 53, y la atajada del arquero Armani en el 63 sobre otro penal, golpeado rasante por Derlis González, Argentina está con vida, pero lo real, es que el equipo de Scaloni sigue deambulando en la nada, la mayor parte del tiempo, y con Colombia asegurado con su victoria por 1-0 sobre Catar, el peligro del descarte es mayúsculo. Argentina en 180 minutos, solo ha logrado un gol y desde los 12 pasos consecuencia de una decisión discutida. El equipo finalista de las dos últimas Copas América, es por ahora, un fantasma.

Paraguay, que abrió el marcador con un sprint impresionante de Almirón por la izquierda, llegando hasta el fondo perseguido por Pereyra, y centrando para la entrada oportuna y el remate letal de Richard Sánchez en el minuto 38, estuvo dependiendo de contraofensivas que elaboraba con cierta facilidad, fabricándole constantes complicaciones a una defensa con muchos agujeros… La mejor jugada de Argentina fue vista en el minuto 51, con una excelente maniobra del Kun Agüero, llegada de Lautaro con remate que devuelve el horizontal, y la insistencia de Messi, golpeando de media vuelta, provoca una estupenda atajada del arquero Fernández. Después de penal por mano de Alonso cobrado por Messi para el 1-1, vino el derribo de Otamendi a Derlis González, y penal que neutraliza Armani manteniendo el equilibrio.

Hubo una acción muy riesgosa en el primer tiempo, en la que el arquero Armani saliendo del área con la pretensión de cortar una balón muy adelantado impulsado desde la otra área, golpea con swing de pierna a González, quien también estaba en la disputa de la posesión, provocando una tarjeta amarilla que pudo ser roja de expulsión, lo que hubiera dejado a Argentina con un hombre menos y en ese momento, atrás 1-0… Con excepción de ciertos momentos favorables, que siempre se espera produzca un equipo con individualidades y reputación, es obvio que Argentina volvió a defraudar, sobre todo por la falta de ideas en la gestión ofensiva, y Catar que supo resistir largo rato a Colombia, puede ser otro problema. Incluso Messi se encuentra falto de brillo, luciendo como otro mortal.