•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Cheslor Cuthbert vivió anoche ante el picheo de los Gemelos de Minnesota una jornada memorable desde el cajón de bateo, pues en cuatro turnos al bate conectó tres imparables, entre ellos un jonrón y un doblete, e impulsó cuatro carreras; elevando su promedio ofensivo a 307 puntos, el más alto entre los bateadores que alinearon ayer por los Reales de Kansas City, equipo que al final perdió con pizarra de 8-7.

De esta forma tan ruidosa, el pelotero nicaragüense llegó a 23 imparables, entre los cuales hay cuatro jonrones y cuatro dobletes; además arribó a ocho anotaciones y 15 carreras impulsadas con tres bases por bolas negociadas y 21 ponches recibidos en 75 turnos oficiales. Todo esto en 19 partidos disputados desde el pasado 31 de mayo, cuando los Royals decidieron incluirlo nuevamente en el roster de 40 protegidos.

Fue implacable

Pese al regreso de Hunter Dozier, que en los últimos días había pasado en la lista de lesionados y volvió ayer a la alineación para defender la tercera almohadilla, los Royals le abrieron un espacio al  encendido Cheslor como quinto bate y defensor de la primera base. Desde este rol, el costeño hizo alarde de su repunte ofensivo ante Minnesota.

El pelotero nicaragüense impulsó cuatro carreras en una actuación brillante. Archivo/END

Todo comenzó en el propio primer episodio, cuando Cheslor llegó al cajón de bateo en medio de un escenario que presentaba dos outs en la pizarra y dos compañeros suyos corriendo en primera y segundo, situación en la que se agigantó y con un doblete por el jardín izquierdo impulsó la primera carrera de los Royals. Poco después anotó la tercera rayita de su equipo impulsado por hit de Martín Maldonado.

Dos entradas más tarde fue dominado en roletazo al campo corto, sin embargo,  en el quinto capítulo del encuentro, con Whit Merrifield y Nicky López en circulación, descifró de forma violenta un lanzamiento de Martín Pérez y mandó la pelota al otro del bosque izquierdo, poniendo en ventaja de 6-3 a Kansas City.

Su último turno fue en el octavo inning y cerró con un sencillo por el jardín derecho. Para entonces los Reales perdían 8-7, que fue el marcador final.

Con su actuación de anoche, Cuthbert empató su marca de más imparables y carreras impulsadas en un mismo juego.