•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Juan Carlos Ramírez registró la noche de este lunes su actuación más discreta desde que el pasado 30 de mayo pusiera en marcha su proceso de rehabilitación en Ligas Menores, al salir sin decisión tras permitir seis carreras limpias en apenas 0.2 episodios de labor, en el juego entre las Abejas de Salt Lake, sucursal Triple A de los Angelinos de Los Ángeles y los Grizzlies de Fresno, equipo afiliado a los Nacionales de Washington.

Luego de su corta faena de ayer, el lanzador nicaragüense presenta una efectividad de 9.00 a lo largo de cinco aperturas en Ligas Menores este 2019, una en Clase A Avanzada y las otras en Triple A. En total ha permitido 17 carreras limpias en 17 episodios lanzados, un recorrido en el que ha recibido 22 imparables, entre ellos cuatro jonrones, ha otorgado 10 bases por bolas y propinado siete ponches, registrando un balance de una victoria con dos derrotas.

Sus números indican que no le ha ido muy bien durante la rehabilitación, sin embargo, su brazo no ha tenido molestias, situación que para los Angelinos es lo más importante de esta última fase del proceso de rehabilitación, mismo que ya se aproxima a los 14 meses desde que el pistolero capitalino fuera sometido a la cirugía Tommy John, el año pasado. 

Su actuación

A su posible última apertura en Ligas Menores, antes de ser llamado a Grandes Ligas, Juan Carlos llegó vulnerable y con poca cuerda, tan así que apenas pudo sostenerse dos tercios de un inning sobre el montículo.

Todo comenzó con los dobles consecutivos de Andrew Stevenson y Wilmer Difo, con lo que rápidamente se puso abajo en el marcador 1-0. Luego le dio base por bolas a Carter Kieboom y con un lanzamiento descontrolado propició la segunda anotación en su contra.

Posteriormente dominó en roletazo a la primera base a Yadiel Hernández, pero después admitió el sencillo con el que José Marmolejos movió el marcador a 3-0. Acto seguido, puso el episodio en dos outs al ponchar a Jake Noll, sin embargo, Brandon Snyder lo estremeció con un doblete y Matt Reynolds con un sencillo, dos batazos que remolcaron par de carreras.

De inmediato J.C. fue removido de la colina y su lugar lo ocupó Jeremy Rhoades, quien no pudo evitar que el corredor heredado por el nica anotara la sexta carrera.

Todo indicaba que tras esta actuación, Juan Carlos cargaría con su tercera derrota del año en Ligas Menores, no obstante, su equipo hizo erupción y con dos carreras en el primero y cinco en el segundo, le dieron vuelta a la pizarra, dejándolo sin decisión.