•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Consciente de que solo bateando podía abrirse un espacio en los Reales de Kansas City, el nicaragüense Cheslor Cuthbert ha respondido con determinación a las exigencias planteadas por su retorno a las Grandes Ligas, y con un feroz accionar ofensivo ha logrado mantenerse próximo o sobre los 300 puntos; exhibiendo una consistencia tan llamativa, que a pesar del regreso de Hunter Dozier se ha mantenido en la alineación, ya sea como primera base o bateador designado. De tal manera, que el nicaragüense ahora ha confirmado aquello de que todo el que batea tiene que jugar. 

Cuthbert cerró la jornada de este miércoles con promedio de .302, luego que ligara un hit en cuatro turnos durante el partido en el que los Indios de Cleveland vencieron 5-3 a Kansas City. Con esta actuación, en la que también se ponchó dos veces, el artillero costeño extendió a seis su racha de partidos consecutivos dando de imparable, un logro al que deben agregarle que ha ligado al menos un incogible en diez de sus últimos 11 juegos. Este accionar ofensivo lo ha llevado a acumular 29 cañonazos en 96 visitas al plato, sumando entre sus indiscutibles cinco dobletes y cuatro jonrones. 

Así le fue 

Cheslor, que ha bateado al menos un hit en 20 de los 24 juegos en los que ha alineado desde el 31 de mayo, falló en sus tres oportunidades ante el estelar abridor de los Indios, Trevor Bauer, quien lo ponchó en los episodios uno y cuatro, antes de dominarlo en roletazo al campo corto durante el inning número seis. Fue hasta en la octava entrada, cuando Bauer  ya no estaba en la colina, que Cheslor defendió su racha y su promedio con un sencillo por el jardín central. 

El pelotero isleño, que ayer alineó como tercero en el orden al bate y defensor de la primera almohadilla, está en medio de una tremenda temporada con los Reales, prueba de lo cual son su average (.302), su porcentaje sobre las bases (.330) y su slugging (.479), además de sus nueve anotaciones y 15 carreras impulsadas; números con los que está demostrando, como lo hizo en el 2016, que de contar con suficiente tiempo de juego, su rendimiento es mayor.