• Brasilia, Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

Un frase de la portada de la edición electrónica del diario Olé resume muy bien lo que esperan los argentinos de la semifinal de lujo de la Copa América entre Brasil y Argentina del martes: "¡Es el partido para que aparezca Messi!".

La presión sobre el considerado por muchos el mejor jugador del mundo (y hasta de la historia) sigue en alza.

Lea: Mejoró Argentina sin brillar

La Albiceleste, muy desangelada en la fase de grupos, se reconcilió en parte con la afición el viernes, con el 2-0 que el endosó a Venezuela en cuartos en el Maracaná de Rio de Janeiro.

Se impuso la tradición, la camiseta y el elenco. Hubo mejora en casi todo lo que se le reprochaba: funcionó bien en defensa -la pareja de centrales formada por Germán Pezzella y Nicolás Otamendi barró los rápidos contragolpes de la Vinotinto- y hubo más cohesión, más juego de equipo.

El martes, en el Mineirao de Belo Horizonte (sudeste), tendrá una nueva oportunidad de mostrar su mejor versión. Foto: AFP/END

Pero faltó lo principal. Lionel Messi no brilló, sigue siendo una bestia adormecida.

Aunque se metió más que en los partidos anteriores, el 'falso 9' no pudo jugar a sus anchas. Bajó entre líneas a recibir balones, pero no pudo marcarse esas diagonales que tanto daño le hacen a los rivales.

De interés: Falso Messi causa escándalo, no por los goles, sino por denuncias de 23 mujeres

Sus defensores dicen que sus compañeros no le acompañan como en el Barça. Los hay que opinan que la excesiva 'Messidependencia' y la presión por ganar algún título en su carrera con Argentina le juegan en contra.

"Mi nivel no es el mejor, no estoy jugando como esperaba (...) No está siendo mi mejor Copa América", reconoció la 'pulga' tras el partido.

En Brasil, el astro argentino volvió a defraudar a muchos. Foto: AFP/END

A sus 32 años recién cumplidos, durante el torneo, Messi, ganador de 10 Ligas de España, cuatro Champions League y seis Copas del Rey con el Barça (entre otros muchos títulos), llegó a Brasil en muy buen estado de forma, aunque tocado por las sonadas derrotas en la semifinal de la Liga de Campeones contra el Liverpool y en la final de la Copa del Rey con el Valencia.

- "Es el mejor de todos" -

En Brasil, el astro argentino volvió a defraudar a muchos: el pichichi de la Liga española (con 36 goles) ha marcado solo un gol, de penalti, en los cuatro partidos de esta Copa América.

Además: Brasil elimina a Paraguay en Copa América en tanda de penales

Preguntado por su escaso brillo también contra Venezuela, el DT Lionel Scaloni respondió: "Para mí es un aporte esencial que esté en la cancha. Si vieras todo lo que aporta en el vestuario... Messi es Messi, es el mejor de todos".

Tras cuatro Mundiales e igual cantidad de Copas América disputadas con Argentina, y habiendo perdido cuatro finales, para Messi poder levantar un trofeo de campeón con su selección se ha transformado en una obsesión. Pero el tiempo va pasando, y a la 'Pulga' se le van agotando las posibilidades.

Lionel Messi no brilló en todos los partidos previos, sigue siendo una bestia adormecida. Foto: AFP/END

El martes, en el Mineirao de Belo Horizonte (sudeste), tendrá una nueva oportunidad de mostrar su mejor versión.

"Llegamos muy bien para enfrentar a Brasil", advirtió. "Es difícil decir un favorito entre Argentina y Brasil, y más en esta Copa América, donde cualquiera le puede ganar cualquiera".