• Brasil |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Bendecido por Jesús, Brasil se colocó este martes en la final de la Copa América, tras vencer por 2-0 en Belo Horizonte a una aguerrida Argentina, que con esta derrota prolonga su eterno eclipse de triunfos y ensombrece el cielo de Lionel Messi.

El estadio Mineirao, en Belo Horizonte, fue escenario de una batalla sin cuartel. La Canarinha de Tite hizo respetar casa y honor con el inspirado Gabriel Jesús, que abrió el marcador a los 19 minutos. Sería el atacante del Manchester City quien habilitaría después a los 71 minutos a Roberto Firmino, que sentenció el duelo.

Brasil se verá el domingo en el Maracaná con el vencedor del duelo entre Chile y Perú este miércoles, en Porto Alegre, mientras que Argentina jugará un día antes por el tercer puesto en Sao Paulo.

Gabriel Jesús contó con la complicidad de un iluminado Dani Alves, que acabó con mediocampo y defensa para habilitar a sus compañeros y participar de los ataques, mientras Philippe Coutinho y Artur desactivaban las bombas y contenían el ataque rival.

Algunos destellos

Por su parte, Argentina tuvo algunos chispazos, con un Lionel Messi que no llegó a despertar del todo, pero que sacó algunos trucos del sombrero y puso a bailar samba a zagueros como Thiago Silva, Alex Sandro y al propio volante Casemiro, aunque sin finalizar.

La Albiceleste del novel director técnico Scaloni tuvo dos clarísimas: un cabezazo al travesaño de Sergio Agüero y un monumental mágico tiro libre de su máxima estrella, Messi, que fue capturado en el ángulo por el golero Alisson.

Brasil se verá el domingo en el Maracaná con el vencedor del duelo entre Chile y Perú. AFP/END

Messi y sus amigos hacen maletas rumbo al sur, donde deberán continuar con el trabajo de crecimiento de un equipo con mucha sangre joven y un directo que también lo es.

Para el miércoles, un Chile con currículo de bicampeón vigente enfrenta a un Perú resucitado que lo quiere todo, en una nueva versión del Clásico del Pacífico, también por un pase a la final.