• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Todos coinciden: fue el mejor juego de Argentina y la mejor actuación de Lionel Messi en esta Copa América, pero ganó Brasil 2-0 el duelo de semifinales, utilizando ese recurso letal que es el contragolpe, aprovechando la destreza de Danny Alves por la derecha y el desborde fulminante de Gabriel de Jesús, un poco cargado a la izquierda en los minutos 18 y 71, asestando dos estocadas, mientras el travesaño devolvía un cabezazo del Kun Agüero sobre centro de Messi, y el poste derecho de Allison rechazaba entre astillas un cañonazo zurdo del genial jugador en el momento de mayor agitación que provocó el equipo argentino entre los minutos 56 y 58, empujando a Brasil a las puertas del infierno, sin lograr meterlo…No hay manera de obviar lo que parece ser sin exagerar, una “maldición” para Lionel Messi: solo poder acercarse a una Copa del Mundo en el 2014 y las dos recientes finales de Copas América con la Selección de Argentina, sin alcanzar ninguna coronación grande. Ahora tiene 32 años, con menos futuro por delante, lo que hace que las frustraciones sean más dolorosas

la mejor actuación de Lionel Messi en esta Copa América. AFP/END

Messi, polifuncional

Morir de pie es una vieja y sagrada metáfora que amortigua las derrotas que se sufren más allá de una buena actuación y los argentinos son expertos en ese tipo de sufrimientos. Raramente, el equipo de Scaloni, con varias “caras extrañas” como dice el tango, no fue víctima de críticas viscerales. No podía serlo después de ofrecer un futbol lo necesariamente fluído para colocar a Brasil contra las cuerdas, viendo peligrar su ventaja de 1-0.

El cañonazo lejano de Paredes en el minuto 17 cortó el aliento de la multitud en el Mineirao, mientras zumbaba encima de la cabaña brasileña; la entrada a fondo del Kun por la derecha, recibiendo de Messi y rematando contra Allison, desajustó los sistemas nerviosos…No se le podía exigir mayor intensidad al juego cuando las recuperaciones se transformaban rápidamente en oportunidades, ni mayor despliegue a Messi, quien pareció estar moviéndose en todas las posiciones del centro del campo y la línea de fuego, buscando conexiones con Lautaro, Paredes, Acuña y DePaul. Un ritmo frenético que también manejaba Brasil con menos complejidad, pero alta efectividad para deleite de todos.

Alves rejuvenecido

Hay que quitarse los sombreros y ponernos de pie para hablar del Danny Alves que vimos contra Argentina. ¿Quién dijo que nunca volvería a ser el jugador de sólida defensa, grandes proyecciones y capaz de ser incidente en el área, como en sus mejores días con el Barcelona? La exhibición que ofreció el lateral derecho de Brasil en la conquista del boleto para la final en Maracaná el próximo domingo fue tan formidable que dio la impresión de haber rejuvenecido drásticamente a sus 36 años.

Danny Alves vuelve a ser un jugador de sólida defensa. AFP/END

Un túnel por él fabricado, ese gran dominio del balón después de controlarlo con el pecho y esa extensión que le hizo a Firmino por la derecha fueron las claves del primer gol concretado por un remate de Gabriel Jesús, libre de marca en el minuto 18 para el 1-0…Coutinho y Jesús dispusieron de posibilidades claras y aunque Everton no se vio tan suelto, generó peligro por la izquierda, en tanto, Casemiro apretaba tuercas con la dureza que lo caracteriza, manteniéndolo próximo a las faltas y Arthur intentaba responder como ordenador. El gol de Firmino, culminando una espectacular fuga entre las llamas de Gabriel Jesús, selló el 2-0 sepultando al equipo de Argentina. Un gran juego.