• Río de Janeiro, Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

El comité organizador de la Copa América-2019 calificó este viernes como "normal" la actuación del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, durante el partido de semifinales contra Argentina, disputado el pasado martes en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte.

En el descanso del partido, que acabó con la victoria 2-0 para los brasileños, el polémico Bolsonaro bajó de la tribuna al gramado para saludar a la torcida, un acto "normal" para el responsable del comité organizador Thiago Jannuzzi.

Este dirigente, en conferencia de prensa este viernes, no descartó que lo sucedido se repita el domingo, en la final entre Brasil y Perú en el Maracaná de Rio: "No está programada su presencia en el campo, pero se espera que venga al estadio para ver el juego".

En una dura carta enviada el jueves a la Conmebol, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) criticó la presencia de Bolsonaro en el partido de semifinales, que "no pasó inadvertida para jugadores, dirigentes y público en general, ya que fueron evidentes sus manifestaciones políticas durante el desarrollo del juego".

AFP/END.

"Los principios de FIFA y Conmebol de no injerencia (política), y la prohibición que rige para todos sus miembros de realizar manifestaciones políticas en un evento deportivo debió ser advertida por la dirigencia presente", denunció en la misiva el presidente de la AFA Claudio Tapia.

El jueves, la AFA reclamó también a la Conmebol que esclarezca las informaciones aparecidas en prensa que señalan que el equipo de seguridad de Bolsonaro interfirió las comunicaciones entre el árbitro del partido y el VAR, después de quejarse de que el ecuatoriano Roddy Zambrano no fuera advertido por sus asistentes de dos posibles jugadas de penal a favor de Argentina.

La final se disputará a partir de las 20h00 GMT. Una media hora antes se llevará a cabo una ceremonia de Clausura en la que participarán casi 400 personas en el gramado y la actuación del puertorriqueño Pedro Capó y de la brasileña Anitta, anunció este viernes el comité organizador.

La organización destacó que, a falta de los dos últimos partidos por disputarse, un total de 780,000 personas asistieron a los 24 primeros juegos, con una media de 32,500 espectadores por encuentro, lejos del promedio de 46,000 de la Copa América Centenario organizada en 2016 en Estados Unidos.