• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Elmer Reyes no ve ningún inconveniente en defender la segunda base de la selección nacional en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, aunque quizás dicha posición no es la más cómoda de jugar para este pelotero.

Reyes aparece en los planes del timonel Julio Sánchez para defender el cuadro interior de la conjunto pinolero en Lima, junto a Ofilio Castro en la tercera base, Benjamín Alegría en el campo corto y quizás Wuilliams Vásquez en la inicial.

“Me siento contento de estar con los Dantos, me han recibido bien.Archivo/END

“En la posición que me necesite ahí voy a estar, yo juego las tres posiciones en el cuadro interior: segunda, short stop y tercera, así que no veo problemas en ese sentido. No es que la segunda sea la más cómoda para mí, yo he jugado más el campo corto y la tercera, pero también me siento bien cubriendo la intermedia”, comentó Reyes.

“No veo tampoco problemas para entenderme con los otros peloteros que van a jugar en el cuadro interior, ya nos conocemos, pues no es la primera vez que jugamos juntos”, agregó.

Todo el plantel nacional será exigido al máximo en la serie amistosa contra el conjunto de Cuba, en la Serie Internacional que arranca este 12 de julio y que es el único tope de fogueo que tendrá la escuadra nacional antes de su participación en Lima. “Sin duda, enfrentar a Cuba será de mucha utilidad para nosotros, por la calidad de lanzadores que vamos a ver”, comentó Reyes.

“La verdad fue un poco incómodo regresar al Pomares, sobre todo al inicio, porque tenía que adaptarme a este picheo. Archivo/END

Su regreso al Pomares

Tras su polémica salida del conjunto de los Olmecas de Tabasco en la Liga Mexicana de Beisbol, Reyes sorprendió al unirse al conjunto de los Dantos, antes de terminar la primera vuelta del Campeonato Nacional de Beisbol Superior.

Con Tabasco, Reyes tenía números consistentes de .345 de promedio con siete dobles y 15 remolques en 21 partidos disputados, que bien le podían abrir las puertas en otras ligas fuera del país.

“La verdad fue un poco incómodo regresar al Pomares, sobre todo al inicio, porque tenía que adaptarme a este picheo. No es fácil tomar el ritmo de los lanzamientos cuando venía de una liga donde se juega una pelota más dura, parece contradictorio pero eso te obliga a trabajar más”, explicó Reyes.

“Me siento contento de estar con los Dantos, me han recibido bien. Tuve la opción de ir a jugar a Ligas Independientes, incluso en el mismo México, pero iba a estar lejos de mi familia, además había mucha incomodidad por allá, por eso decidí venir a jugar a Nicaragua”, apuntó el artillero de la “Maquinaria Roja”.