•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Elián Rayo no es de pequeñas ambiciones. El pelotero, quien firmó por 350,000 dólares un contrato de Liga Menor con los Gigantes de San Francisco, sabe que es en las Grandes Ligas donde está la suma de dinero a la que aspira.

Con 16 años, 1.83 metros de altura, 196 libras de peso y mucho poder al bate, Rayo rompe los moldes del beisbolista nicaragüense que busca llegar a Las Mayores: no es pícher, sino tercera base.

Admirador del poderoso Mike Trout (Angelinos), como bateador, y de Alex Rodríguez (exjugador de Marineros, Texas y Yanquis), como defensor de la tercera base, Rayo siempre ha jugado contra personas mayores a él. Casi siempre ha ganado y nunca se ha dado por vencido.

Tal vez por ese constante reto al que ha estado sometido, Rayo siente que las Grandes Ligas están a su alcance.

¿Qué recuerdos tenés de tus primeros pasos en el beisbol?

Toda mi historia como beisbolista comenzó en un equipo que dirigía mi papá. Él me llevaba a jugar, pese a que el resto de peloteros eran más grandes que yo. Le gustaba ponerme a defender la segunda base o verme actuar como bateador designado, fue gracias a él que pude crecer enamorado de este deporte.

¿Cómo fue que llegaste a ser parte de las selecciones nacionales infantiles?

Con el favor de mi padre fui mejorando y entonces me llegó la oportunidad de participar en campeonatos departamentales y nacionales. En cada torneo lograba sobresalir como campeón de bateo y también como líder de jonrones, fue así que mi nombre llegó hasta quienes dirigían las selecciones nacionales infantiles y empecé a ser convocado para representar a mi país. Ya tengo entre 5 y 6 años jugando por Nicaragua.

A nivel de selección, ¿cuál es el logro que más te ha marcado?

Las medallas de oro conseguidas en campeonatos panamericanos de la categoría Sub-12 y Sub-14 son méritos enormes, pero hay una medalla que vale mucho y es la de bronce que conseguimos en el Campeonato Mundial Sub-12 en Taiwán, donde blanqueé a Cuba durante una presentación de más de cinco episodios. Recuerdo bien que en ese torneo hubiéramos podido ganar al menos la medalla de plata, de no haber sido por un fallo arbitral en uno de los juegos claves.

Elián Rayo viajó el pasado viernes 5 de julio a República Dominicana. Óscar Sánchez/ END

De los tantos premios individuales que has recibido, ¿hay alguno por el que sintás un aprecio especial?

Sinceramente no, pues cada reconocimiento ha sido producto de mi trabajo y esfuerzo, por lo que todos tienen para mí el mismo valor.

Cuando exhibís tu potencial, uno se pregunta si ya lo traías cuando naciste o es producto de mucho entrenamiento, ¿vos qué pensás?

Creo que es una mezcla de ambos factores. Quizás por el antecedente beisbolero de mi familia haya nacido con el don de jugar este deporte, pero en el camino me he entregado de lleno a los entrenamientos para ser mejor y alcanzar un alto nivel de rendimiento.

Tu gran trayectoria en el beisbol menor te ha llevado a firmar con los Gigantes de San Francisco, ¿qué tan difícil ha sido el camino hacia este sueño?

Vengo de una familia beisbolera de la que mi padre (Francisco Rayo) y mi tío (Wilder Rayo) también fueron firmados por organizaciones de Grandes Ligas. Así que desde mis primeros pasos en el beisbol supe que si quería ser un ligamayorista debía recorrer un camino duro. No es fácil entrenar cuatro horas diario a gran intensidad, combinar la escuela con el deporte, alejarse de las distracciones propias de mi edad y fajarse en los altos niveles de competencia de los torneos nacionales e internacionales. Realmente es difícil, pero puedo asegurar que vale la pena.

Había otras organizaciones interesadas en firmarte, ¿por qué te decidiste por los Gigantes de San Francisco?

Me agradó el trato que me dieron desde los primeros contactos que establecimos. Además, me gustó mucho el complejo de su academia en República Dominicana y la actitud de la gente que forma parte de la organización. También fue clave al apoyo de Sandy Moreno (scout), quien me estuvo guiando durante todo el tiempo anterior a la firma.

Ante la posibilidad de recibir otras ofertas, ¿pensaste mucho en aceptar la de los Gigantes de San Francisco?

No, porque la fecha para firmar ya estaba cerca, y en realidad no me importaba mucho el monto del bono, porque yo sé que el dinero está en Grandes Ligas. Con la suma que me dieron por la firma haré como si no la tuviera, por lo tanto voy a trabajar duro por algo mejor. 

Vengo de una familia beisbolera de la que mi padre (Francisco Rayo) y mi tío (Wilder Rayo) también fueron firmados por organizaciones de Grandes Ligas. Óscar Sánchez/END

¿Qué tan consciente estás de que haber firmado es apenas el primero de muchos pasos para llegar a la Major League Baseball?

Eso lo tengo muy claro, tanto como estoy seguro de que así como me esforcé para lograr la firma, así también voy a entregar mi mayor esfuerzo por llegar a las Grandes Ligas. Ahora ese es mi objetivo y no pienso darme por vencido. 

San Francisco te firmó como bateador, ¿considerás que en esa posición tenés más chance de avanzar en las categorías menores que como lanzador?

Si los Gigantes decidieron firmarme como bateador y en cuanto a la defensa como tercera base, es porque ellos consideran que en ese rol puedo tener un mejor rendimiento, y yo creo que así será. En realidad siempre me ha gustado más batear que lanzar, de tal forma que solo me resta demostrar de lo que soy capaz. 

¿Cómo se define Elián Rayo en su rol de bateador?

Creo que soy un artillero que choca la pelota con fuerza, pero estoy consciente de que necesito hacer ajustes para tener contacto con la bola con mayor frecuencia. Espero mejorar ese aspecto en la academia de la organización.

Durante tu estadía en República Dominicana o en Ligas Menores, es probable que decidan cambiarte a lanzador, ¿aceptarías el reto?

Claro que sí, no tendría problemas con hacerlo si ellos consideran que a la organización le soy más útil como pícher. Yo he desempeñado muy bien ese papel en selecciones nacionales, y lo cierto es que donde ellos decidan utilizarme, ahí voy a dar lo mejor de mí. 

Dennis Martínez acaricia la victoria y se conforma con el empate en el Juego de Futuras Estrellas de la MLB

¿Te intimida el nivel de competencia al que te vas a enfrentar en República Dominicana?

Realmente no me intimida. Sé que hay prospectos que pueden ser mejores que yo, pero considero que con el tiempo y mucho esfuerzo yo puedo superarlos. Espero que Dios me dé la fortaleza para llegar lejos. 

¿Considerás que en tu búsqueda de las Grandes Ligas no habrá nada que pueda detener tu avance, como sí ha pasado con otros prospectos nicas?

No creo que haya algo que me frene en esta carrera por llegar al mejor beisbol del mundo. He luchado mucho por esta oportunidad y no voy a desperdiciarla.

Sandy Moreno, Scout de los Gigantes de San Francisco. Carlos A. Montealto/END

"Elián Rayo es un prospecto que tiene poder y buen contacto con la pelota, su brazo está por encima del average, es dueño de una defensa promedio, se mueve muy bien en la tercera base y sabe correr sobre las colchonetas. Es un pelotero que entiende el juego y cuenta con todas las herramientas para proyectarse a las Grandes Ligas”. Sandy Moreno, Scout de los Gigantes de San Francisco.