• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Cuando le aseguras más de 300 millones de dólares a un bateador, sueñas despierto que se convierta en el epicentro de un terremoto ofensivo y levante en tal forma el voltaje, que mantenga al equipo en la pelea todo el tiempo. Aún sin lograr ganar una serie mundial, es lo que hizo Ted Williams con los Medias Rojas y Ken Griffey con los Marineros.

El sueño de los Filis, que cuentan también con Segura, Hoskins, Realmuto, Maikel Franco, Kingery y tuvieron por 59 juegos a McCutchen antes de contratar a Jay Bruce para reemplazarlo, era exactamente eso: un Harper permanentemente motivador con un grueso bateo. Si en el 2018 por vez primera llegó a 100 empujadas disparando 34 cuadrangulares, se consideró que este año superaría esas cifras. Mientras los Filis se deslizaban del primero al tercer lugar en el Este de la Liga Nacional, Harper parecía una inversión exagerada.

Veremos cómo cierra

Es decir que el Harper soñado, supuesto demoledor de pirámides, había permanecido tan oculto como la tumba de Tutankamón por largo rato, debilitando expectativas. Sin embargo, frente a los Dodgers, el martes, apareció impulsando 5 carreras por vez primera desde 2017, conectó su jonrón 17 y asestó la estocada mortal, doblete de dos carreras, para facilitar una victoria de los Filis por 9-8 a última hora. Distanciados 8.5 juegos de los líderes Bravos y dos pasos atrás de los resurgentes Nacionales de Washington, los Filis esperan haber encontrado el Harper de los 300 millones de dólares.

Pasar a Rhys Hoskins como líder empujador del equipo llegando a 67, presionarlo tres jonrones atrás, hacen pensar que su segunda temporada de 100 remolques está garantizada y que puede superar los 30 jonrones. Posiblemente no logre quedar entre los cinco primeros en los casilleros de las tres coronas, pero podría ofrecer un cierre espectacular.

Cápsulas. Nada alentador fue el debut de Andrew Cashner con los Medias Rojas. Llegó de los Orioles con 9 y 3, lo cual es una proeza, pero perdió ante Toronto. Así que Boston no encuentra picheo confiable…Cody Bellinger disparó su jonrón 34 y Christian Yelich el 33. Un duelo como los vistos en el viejo oeste en tiempos de Doc Holliday y Wyatt Earp.

¿El bateador más temible de Boston? No es Mookie Betts ni J. D. Martínez, sino Xander Bogaerts con 21 jonrones y detrás Rafael Devers…El novato de los Marlins, Jordan Yamomoto, no está tan dominante como en sus dos primeros juegos, pero ya lleva 4 triunfos sin derrota…Se dice que Aroldis Chapman no ejercerá la opción de 3 años con los Yanquis y buscará como aterrizar en otro aeropuerto. Uno más que le incomoda Nueva York y el uniforme a rayas, a diferencia de Mariano Rivera.