• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Alexander “Popeye” Mejía no bajó la guardia cuando le informaron la cancelación de su combate contra el cubano Nelson Machado, programado para realizarse en Londres, Inglaterra, el 20 de julio, y con el campeonato Latino de las 122 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en juego.

Mejía, en lugar de encerrarse en su frustración, se mantuvo en el gimnasio entrenando a la espera de cualquier otra oportunidad que lo pusiera en línea directa con un chance de título mundial. Esa dedicación de “Popeye” podría verse recompensada, ya que existen pláticas para que el combate contra Machado se realice.

“Se está buscando una nueva fecha y un nuevo lugar para este combate. Hay altas probabilidades de que sea en México para finales de agosto o en la primera semana de septiembre”, comentó Marcelo Sánchez, apoderado de Mejía.

No dejó de entrenar

En un principio se le comunicó a Marcelo que el combate en Londres ya no iba, debido a que Machado estaba lesionado, y por lo tanto no podría pelear en julio.

“Estoy entrenando con todo para traerme ese título. El cambio de fecha para nada me afecta, yo no dejé de entrenar cuando la cancelaron, me he estado preparando con más intensidad, porque estoy consciente que oportunidades como esta no se deben desaprovechar”, comentó.

“En esta pelea no se trata de dar un buen espectáculo, sino de salir con una estrategia en busca de la victoria. Sé que mi rival es un boxeador muy técnico, que se mueve mucho y que tiene sus mañas. Es por eso que estoy entrenando fuerte, porque quiero derrotarlo y encaminarme hacia mi principal sueño que es ser campeón del mundo. Estoy claro que ganar me abriría la puerta a una oportunidad mayor y no estoy dispuesto a perder ese chance”, destacó el peleador pinolero.

Mejía tiene balance de 13 victorias y solo una derrota, con seis de sus triunfos conseguidos por la vía del nocaut. Mientras tanto, su rival, Nelson Machado, está invicto con 16 éxitos y ocho nocaut.