• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Tras fallar en cuatro turnos la noche del miércoles y desmejorar su promedio ofensivo a .288, Cheslor Cuthbert, un hombre que esta campaña se ha caracterizado por las buenas rachas y al que rara vez se le ha visto ser anulado en dos juegos seguidos, registró ayer una actuación monumental en la victoria de los Reales de Kansas City con pizarra de 6-5 ante los Medias Blancas de Chicago, al haber conectado un sencillo, un doblete y un jonrón en cinco visitas al plato, con lo que mejoró su average a 298 puntos.

Con esa actuación categórica, Cheslor arribó a 45 imparables en 39 juegos este año, sumó su séptimo doblete y el sexto jonrón de la temporada, además, con la carrera que anotó y empujó con su cuadrangular, llegó a 13 anotaciones y 23 remolques. Asimismo, mejoró su porcentaje sobre las bases de .316 a .325 e incrementó su promedio de slugging de .432 a .464. No hay discusión, son números que bien grafican su nivel de utilidad e incidencia, además del gran esfuerzo que estárealizando para no desaprovechar la segunda oportunidad que la vida le ofreció.

Trece juegos multihits

Cuthbert alineó como segundo en el orden al bate y como primera base en la formación ofensiva de los Reales, por lo que su primera visita al plato se produjo en el mismo primer episodio. Se mostró paciente ante los envíos del abridor Ross Detwiler y consiguió poner la cuenta a su favor con un strike y tres lanzamientos malos, hasta que decidió fajarse con el quinto envío, un sinker de 90 millas por hora y consiguió conectar una línea contundente por el jardín central que le permitió llegar cómodamente a la segunda base. Luego, tras un sencillo de Hunter Dozier se movió a tercera, desde donde no pudo avanzar más.

Su segundo viaje al cajón de bateo ocurrió en la tercera entrada, misma en la que con un ataque de seis imparables, incluyendo par de jonrones, los Reales le dieron vuelta a la pizarra, levantándose de un 3-0 a un 5-3. De esos cuadrangulares, uno fue de Cheslor, a quien le correspondió abrir tanda y, por ende, encabezar el feroz desborde ofensivo de su equipo. Con este bambinazo de cuatro esquinas y su doblete en el arranque del juego, Cuthbert llegó a 13 juegos multihits en la actual temporada. Después, en el mismo capítulo, tuvo un segundo turno y falló en roletazo al campo corto.

Tercero de tres hits

Cuthbert alineó como segundo en el orden al bate y como primera base en la formación ofensiva de los Reales. AFP/END

En el quinto episodio volvió a la carga y también fue dominado en una fuerte línea por la pradera central. Sin embargo, en el octavo le correspondió darle la bienvenida al relevista Evan Marshall, a quien le conectó un sencillo por el jardín izquierdo, con lo que sumó su tercer partido de tres imparables desde que regresara a las Grandes Ligas el 31 de mayo. Los otros dos fueron el 2 de junio ante el picheo de los Vigilantes de Texas y el 21 del mismo mes contra los Mellizos de Minnesota.

Así forjó su categórica presentación, misma que le permitió confirmar su gran momento ofensivo.

Cheslor Cuthbert, un hombre que esta campaña se ha caracterizado por las buenas rachas. AFP/END

Tan consistente ha sido Cheslor desde el cajón de bateo, que después de 39 juegos disputados, solo en dos ocasiones sus rivales han conseguido frenarlo por dos partidos consecutivos. Este registro pesa mucho y refleja su solidez como artillero de todos los días.