• Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Web

Cheslor Cuthbert, el único nicaragüense activo en el mejor beisbol del mundo, dejó su promedio ofensivo en 294 puntos, luego que este viernes fallara en dos turnos oficiales en el juego que sus Reales de Kansas City perdieron con pizarra de 10-5 ante los Indios de Cleveland.

El costeño, que alineó como quinto en el orden al bate y como defensor de la inicial, tuvo su primera oportunidad en el cajón de bateo en la propia primara entrada, cuando el abridor de los Indios, Shane Bieber, le otorgó base por bolas. En ese mismo inning los Reales fabricaron su primera carrera, pero Cleveland respondería con el empate en el cierre.

Dos episodios más tarde, con los Royals ganando 2-1, un out en la pizarra y corredores en la segunda y tercera almohadilla, Bieber decidió darle base por bolas intencional a Cuthbert, quien no progresaría en las colchonetas porque Humberto Arteaga falló en elevado que propició una doble matanza.

EN BLANCO

El tercer turno al bate de Cuthbert llegó en el sexto episodio, mismo en el que la novena de Kansas City tuvo una reacción ofensiva que le permitió acercarse en el marcador 6-5, sin embargo, Cheslor no fue protagonista de dicho ataque, pues abriendo tanda fue dominado por Bieber en una línea a la segunda base.

El pelotero costeño falló en dos turnos en el juego contra los Indios de Cleveland. Archivo/ENDEl pelotero isleño cerró su actuación en el séptimo capítulo, cuando falló en un elevadito a manos del receptor y en territorio foul. Este es apenas el partido número 11, de los 40 que ha disputado en la actual temporada, en el que Cheslor se va a casa sin conectar al menos un imparable.

Tras este desafío, Cheslor presenta un promedio ofensivo de 294 puntos, producto de sumar 45 incogibles en 153 turnos al bate, un trayecto en el que acumula siete dobletes y seis jonrones, anota 13 carreas e impulsa otras 23, recibe ocho bases por bolas y se poncha en 35 ocasiones.

En 40 desafíos su porcentaje sobre las bases es de .325 y su slugging de .458, además, su OPS (porcentaje de embasarse más slugging) es de .787, cifras que evidencian su gran desempeño en una temporada en la que inició prácticamente descartado y en la que a punta de batazos se hizo merecedor de una nueva oportunidad que está aprovechando al máximo.