Edgard Tijerino
  •  |
  •  |

Qué final más enloquecedor para los Lakers y terriblemente angustiante para el Magic. El fiero Kobe Bryant falló dos intentos de tres puntos en los últimos 28 segundos, con el marcador 106-102 a favor de Orlando, y también fallaron Ariza y Fischer, tratando de sacar a los Lakers a flote, en un partido que concluyó 108-104, en la primera señal de vida que nos envía el Magic en esta final.
Ahora la serie, que continúa mañana en Orlando, se encuentra 2-1 siempre del lado de los Lakers, víctimas anoche de un vibrante cierre de juego realizado por Mickael Pietrus, que se convirtió en la bujía del Magic en la agitada e incierta recta final, con éxtasis y agonía acercándose y retrocediendo, tensando los nervios de una multitud desesperada.
Fue Petrius quien quebró el equilibrio 99-99 con una espectacular penetración, y el que adelantó a Orlando 106-102 faltando 28 segundos, con dos libres, provocando desajustes en el engranaje ofensivo de los Lakers, que vieron apagarse inesperadamente la capacidad de agresión de Bryant, reducido a 24 puntos en los últimos tres períodos, para terminar con 31, por 23 de Gasol y 13 de Ariza, insuficientes para la combinación de esfuerzos de Lewis, Howard, Alston, Turkoglu y Pietrus, todos con 18 o más puntos variando ángulos y distancias.
La brillantez de Kobe iluminó el primer período. Con 17 puntos y tres asistencias, el electrizante jugador empujó a los Lakers hacia una ventaja 31-27, en lo que fue un inicio de juego intenso, con Rafer Alston marcando 11 puntos desde la otra acera. Este inicio fabricó una gran excitación alrededor del futuro de la batalla, y del crecimiento que podía conseguir Bryant, mientras Dwight Howard se veía poco con tres puntos y tres rebotes.
Orlando funcionó con mayor precisión en el segundo cuarto con la incidencia lograda por Rashard Lewis y Howard, mientras el ímpetu de Kobe era reducido a sólo cuatro puntos para sumar 21, sin conseguir rebotes y agregando apenas una asistencia. Imponiéndose 32-23, el Magic cerró la primera mitad con ventaja 59-54, en pie de guerra tratando de evitar meterse entre escombros.
En el tercer período, que se caracterizó por un canasteo alterno y muchas fallas en entregas, los de Orlando se impusieron por una nariz 22-21 y se mantuvieron al frente 81-75, listos para morder carbones encendidos si era necesario en la búsqueda de la victoria revitalizante. Perdiendo por dos puntos, 29-27, el tramo final, el Magic se impuso 108-104, obviando cierta confusión de última hora.
Pau Gasol anotó 23 puntos, pero su limitación a sólo tres rebotes y una asistencia, agregado a la pérdida del impulso efectivo que casi siempre aporta Kobe, explica por qué los Lakers se quedaron cortos con dos juegos pendientes en Disney antes de regresar a Los Ángeles. Eso sí, su misión sigue siendo la misma: ganar uno en casa del Magic, para meterlo con todo y ropa en la olla de presión.

dplay@ibw.com.ni