• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Agosto y septiembre son meses de mucho estrés en la Gran Carpa, tanto por la cantidad de equipos que luchan por sobrevivir bajo una presión intensa en busca de avanzar a la postemporada, como por las batallas individuales, algunas realmente electrizantes.

Hemos visto cómo grandes ventajas hasta de 14 juegos se desvanecen en cierres de campaña de volteretas espectaculares y cómo se derrumban enormes expectativas alrededor de ejecutorias de peloteros que estuvieron robándose el show la mayor parte del tiempo. Es como si cada juego, cada turno al bate, cada apertura y cada taponeo en estos dos meses fuera crucial.

Crecimiento de indios

Al amanecer del 2 de junio, los Gemelos colocando pelotas encima de todas las paredes y con una buena rotación, tenían una ventaja de 11.5 juegos sobre Medias Blancas e Indios, con pretensión de ir más allá. Sin embargo, el 30 de junio, los Indios saltando al segundo lugar en el Centro de la Liga Americana, se había acercado a 8 juegos, y ayer se encontraban a solo 2, rascando la espalda del equipo de Minnesota. Cleveland, que recuperó a tiempo a Francisco Lindor, está por volver a contar con el brazo derecho del dos veces ganador del Cy Young, Corey Kluber, sin lanzar desde el 1 de mayo.

Los Medias Blancas se han hundido distanciándose 15 juegos. Así que la impredecible lucha por ese banderín divisional ha quedado reducida entre 2, y aunque los Gemelos logren quebrar el récord de 267 jonrones de los Yanquis, pueden ser desplazados.

La mayor confusión

Los Yanquis marchan más tranquilos en su sector.AFP/END

En el centro de la Liga Nacional, el alboroto es mayúsculo: los Cachorros que han conseguido a Craig Kimbrel para los remates, y ya lleva 7, cuentan con la chispa inagotable de Javier Báez, milagroso en la defensa y con 25 jonrones, sacan medio juego−casi nada− a los Cardenales de San Luis, que pese a tener lesionados a Yadier Molina, Marcel Ozuna y Matt Carpenter, disponen de Paul Goldschmidt, Paul DeJong, Kolten Wong y José Martínez, más el sorprendente rendimiento del ganador de 10 juegos, Dakota Hudson, apenas un poco más atrás, a dos juegos, los Cerveceros, impulsados por el aspirante a la triple corona Christian Yelich, el bateo profuso y potente de Mike Moustakas, Yasmani Grandal, Erich Thames y Ryan Braun. La inseguridad de los Cachorros, aún con la mejoría de su bullpen es obvia.

Zonas más tranquilas

En el Este del joven circuito, los Yanquis han despejado el panorama. Los Rays de Tampa, a 2 juegos al iniciarse junio, se encuentran a 10, y los Medias Rojas, separados 11 juegos del liderato, se encuentran en una serie de cuatro juegos. No hay lamentos por la larga ausencia de Giancarlo Stanton. Por pólvora los Yanquis no van a flaquear, pero necesitan más consistencia en su rotación y siguen en busca de un abridor.

Los Atléticos a 7.5 juegos siguen siendo muy molestos para los punteros Astros en el Oeste de la Americana…La ventaja de 14.5 de los Dodgers y la mediocridad de sus seguidores jugando para 500, parece ser un factor de seguridad, no solo por su grueso bateo, sino por sus abridores encabezados por Buehrle y Kershaw. Finalmente, en el Este, los Nacionales de Washington interesados en el retorno de Scherzer se han instalado amenazantes a 4 juegos de los Bravos de Atlanta, y no deben de perder de vista a los Filis, paso y medio detrás.