• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

En el Coliseo Carlos “Teo” Cruz de Santo Domingo, República Dominicana, Giovanny Gutiérrez, el apodado “Baby Face” con manos de martillo, destruyó al local William Encarnación en cuatro asaltos. El nica conquistó el cetro Fedecaribe de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), pero más allá del cinturón, lo importante fue el impacto que causó con su colosal exhibición de poder y autoridad en una reyerta corta, pero cargada de momentos emocionantes.

Un recto de derecha de Gutiérrez que se estrelló en el mentón del dominicano en el inicio del cuarto round terminó con el enfrentamiento. El nica durmió al dominicano en la lona, lo dejó sin título, y por si fuese poco le arrebató el invicto que acumulaba en 18 combates, incluyendo 15 nocauts.

Previo al nocaut, en los últimos segundos del tercer asalto, ocurrió algo poco común en el boxeo. Los dos peleadores se tumbaron con sendos cruzados que se estrellaron en sus rostros.

En el Coliseo Carlos “Teo” Cruz de Santo Domingo, República Dominicana, Giovanny Gutiérrez, el apodado “Baby Face” con manos de martillo, destruyó al local William Encarnación. Imagen referencial/Archivo/END

Pero el más afectado fue el dominicano. La izquierda de Gutiérrez causó un daño irreversible en Encarnación, que fue salvado por la campana y sentado en su esquina con la ayuda de su entrenador. Consciente del severo daño que le había causado al dominicano, Giovanny salió en el cuarto asalto decidido a terminar con el trabajo. Encontró una abertura en la defensa de su rival, sacando esa recta de derecha que mandó a dormir a Encarnación.

Así deja su balance

Gutiérrez sumó apenas su octavo triunfo profesional con 6 nocauts. Giovanny aceptó este combate con un sinnúmero de desventajas. No era favorito, peleaba en territorio enemigo, su rival era más alto, de mayor alcance, con más poder y experiencia. Pero nada de eso pesó en la pelea. El nica se fue encima, se metió en la zona corta, asfixió al dominicano y rápidamente se dio cuenta que le podía hacer daño.

Este muchacho tiene mucho potencial. Su carrera es joven, de manera que sus entrenadores deben de intentar convertirlo en un peleador más completo, física y técnicamente.

Gutiérrez sumó apenas su octavo triunfo profesional con 6 nocauts. Archivo/END

“Me ayudó mucho la estrategia de mi esquina. Después que nos tumbamos en el tercer round, me levanté rápido, y me di cuenta que Encarnación estaba desorientado. Sabía que lo iba a noquear”, dijo el peleador que dirige Marcelo Sánchez, de Pinolero Boxing.