• Lima, Perú |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

A partir del segundo minuto del combate y hasta el último asalto, un hilo rojo de sangre que se extendía desde su ceja derecha hasta su mejilla incomodó a Kevin Vivas. Su rival, el colombiano Yuberjen Martínez, con un golpe fuerte y certero le había reabierto la cortadura que sufrió la noche anterior, cuando ganó la medalla de bronce. Ese corte disminuyó las opciones del nica y favoreció la proyección ofensiva del suramericano, quien sin objeciones avanzó a la final de los 45 kilogramos de los Juegos Panamericanos Lima 2019.

“El corte me afectó. La sangre se me iba al ojo y no me dejaba mirar, eso limitó mi capacidad. El asunto es que por los golpes y el agitamiento del cuerpo la sangre no paraba de salir. El médico del ring me chequeó muchas veces y por momentos lograba contener el sangrado, pero luego estaba igual. Ese corte me impedía ver el cruzado, que fue un golpe con el que me atacó mucho”, dijo el nicaragüense a El Nuevo Diario, en la zona mixta del coliseo Miguel Grau de Lima.

Gran esfuerzo

Kevin empezó el enfrentamiento protagonizando un bravo intercambio de golpes contra Yuberjen, sin embargo, tras el puñetazo que le abrió la cortadura, el pleito cambió de rumbo. Mientras Vivas se atrevía a ir hacia adelante, a la vez que era cauteloso con el corte en su ceja derecha, Martínez se establecía en el ring hasta construir un triunfo indiscutible. No le salió fácil, pues Kevin no retrocedió en ningún instante, sino que ofreció batalla. Es más, en ocasiones lo metió en apuros.

Kevin empezó el enfrentamiento protagonizando un bravo intercambio de golpes contra Yuberjen. Archivo/EMD

“Hice lo que más pude por conseguir la medalla de plata, pero además del corte también me afectó el hecho de que no me he recuperado por completo de unas molestias en mi hombro”, contó Vivas, además de haber señalado que no lo “aflige” la derrota porque “seguro vendrán más oportunidades para las que voy a estar preparado”.

Al ser consultado sobre el siguiente paso en su carrera, Kevin respondió: “voy a esperar qué oportunidades vienen en el boxeo amateur y probablemente más adelante valore la opción de saltar al pugilismo rentado”.

Espino también cae

Por su lado, Lesther Espino se encontró con la derrota mientras buscaba convertir en plata su medalla de bronce en los 75 kilogramos. El nicaragüense sucumbió de forma unánime ante el cubano Arlen López Cardona.

 Kevin no retrocedió en ningún instante. Archivo/END

Espino también se plantó bravamente contra su rival y le hizo sentir su pegada, incluso, más de una vez lo puso en malas condiciones, pero le hizo falta sentido del remate para provocar al menos una caída. Eso sí, Lesther dejó en evidencia que le falta técnica, sobre todo, mejorar su defensa. Esto es clave si quiere seguir sobresaliendo entre las cuerdas.

Kevin y Lesther hacen historia

“Fue una pelea difícil, principalmente porque el cubano tenía muy buenos desplazamientos y un gran movimiento de cintura. Sé que debo hacer ajustes para mejorar, esencialmente en mis movimientos dentro del ring y en los contraataques”, reconoció el ahora medallista panamericano.