• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Cada vez que alguien le pregunta sobre su récord mundial de salto de altura, el atleta cubano Javier Sotomayor responde con la misma frase: algún día alguien lo romperá. El punto es que desde hace 26 años, muchos competidores han intentado superar la marca de 2.45 metros establecida en 1993, y todos han fallado, por lo que Sotomayor continúa siendo el príncipe de las alturas.

"No puedo decir quién romperá mi récord, ni cuándo ni dónde, pero estoy seguro de que algún día alguien lo hará", dijo Sotomayor, luego de ver a su joven atleta cubano, Luis Enrique Zayas, conquistar la medalla de oro en los Juegos Panamericanos Lima 2019 con un salto de 2.30 metros, en el Estadio Olímpico de Lima.

Entre el recuerdo de su historial y el triunfo de su alumno, Sotomayor no tiene problemas para responder sobre la diferencia entre el atletismo de ayer y el de hoy. "Creo que no hay diferencia, y en caso de que exista, estoy seguro de que es para bien", expresa, con la experiencia de quien ha tenido una vida completa y exitosa en este deporte.

EL PRECIO DE UNA MEDALLA

"Detrás de cada medalla hay mucho trabajo físico y mental", dice Sotomayor, al ser consultado sobre el precio que hay que pagar para convertirse en medallista. “Para conquistar una medalla, el atleta debe invertir mucho tiempo en una preparación estricta y constante, lo que significa menos tiempo con la familia o los amigos, estar completamente enfocado en el entrenamiento. El atleta necesita entender que ganar una medalla es siempre el resultado de muchos años de ejercicio exigente”, explica.

Luis Enrique Zayas, conquistar la medalla de oro en los Juegos Panamericanos Lima 2019 con un salto de 2.30 metros, en el Estadio Olímpico de Lima. AFP/ENDSegún Sotomayor, actual entrenador del equipo atlético cubano, “ganar una medalla es muy difícil en cualquier nivel. Puede ser más complicado en los Juegos Olímpicos o en un Campeonato Mundial que en los Juegos Panamericanos, pero independientemente del escenario, una medalla siempre requiere mucho sacrificio, un gran esfuerzo”.

El más grande

Javier Sotomayor es el mejor saltador de altura de la historia. Ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y la medalla de plata en Sídney 2000, además, conquistó dos medallas de oro en el Campeonato Mundial de Atletismo (Stuttgart 1993 y Atenas 1997) y obtuvo cuatro en el Campeonato Mundial de Atletismo en interiores (Maebashi 1999, Barcelona 1995, Toronto 1993 y Budapest 1989).

Del mismo modo, Sotomayor ganó la medalla de oro en tres ediciones de los Juegos Centroamericanos y del Caribe (México 1990, Ponce 1993 y Maracaibo 1998) y tres veces en los Juegos Panamericanos (Indianápolis 1987, La Habana 1991 y Mar del Plata 1995).

"Todo lo que obtuve fue producto de muchos años de entrenamiento", dice Javier Sotomayor. “Es necesario ser disciplinado y no perder el enfoque para lograr los sueños que uno se propone desde niño”, manifiesta uno de los atletas cubanos más grandes de todos los tiempos.