• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

No es Cristiano, porque sencillamente no hay otro atacante con la capacidad de destrucción del portugués, y quizás no lo volveremos a ver, pero el brasileño Neymar si quiere serlo es un jugador desequilibrante, penetrante y aprieta gatillo, capaz de garantizar con Benzema y Hazard, enloquecer a las defensas y producir goles con una frecuencia frenética. Cierto, hay preocupación por los agujeros traseros que se observan, pero Zidane sabe por lógica elemental, que cuando dispones de un ataque tan eficaz con el soporte de un centro del campo que frena y habilita, esa incomodidad se puede manejar, sobre todo, si cuentas con el central de Francia y el de España, juntos, tal es el caso de Varane y Ramos.

El problema alrededor de la contratación de Neymar, es el dinero que pretende el PSG o “la moneda” de cambio, algo que no va a conseguir, ni con el Madrid, ni con otro equipo, por el riesgo disciplinario que el brasileño representa más que por ser propenso a las lesiones. Se piensa que con todo lo que le ha ocurrido, Neymar podría reflexionar sobre su comportamiento y entrega.

Ya veremos a Hazard

Es obvio que el mejor funcionamiento de Neymar está en la banda izquierda. Lo hemos visto en ese sector tanto con el Barcelona, como con la selección de Brasil y el PSG, pero se puede mover hacia al centro, sin descartar, como advierten algunos analistas, que maneje su indiscutible gama de habilidades, desplazándose por la derecha. Contar con Hazard, debe proporcionar más claridad y profundidad al ataque de los llamados Ángeles Blancos por John Carlin, y la estabilidad conseguida por Benzema como hombre de área con la suficiente flexibilidad y visión de marco mostradas en el cierre de temporada 2018-2019, le han regresado la confianza como un hombre de punta temible.

Neymar sería de mucha utilidad para el Real Madrid. AFP/END

Aunque ninguno de ellos se hizo notar ayer en el juego de adiestramiento con el Roma, otra derrota, ahora en definición por penales, es natural calificarlos como confiables y muy útiles en el nuevo engranaje… Dos veteranos y astutos pasadores, como Modric y Kroos, pueden volver a adquirir la incidencia de antes con delanteros tan ágiles y con capacidad de fuga, mientras Casemiro, es un probado muro de contención.

Ojo con Vinicius

Con el futuro de Gareth Bale entre las tinieblas, aparece el brasileño Vinicius en busca de controlar su agitación, como un elemento de mayúscula importancia. Aunque de llegar Neymar, sus posibilidades de ser un iniciador sufrirán un recorte, seguramente lo veremos en acción frecuentemente con esa vitalidad y atrevimiento exuberantes, seguir construyéndose como uno de los delanteros del futuro. El brasileño Marcelo ha estado sometido a cuestionamiento y la confianza que se tenía en Carvajal, se ha deteriorado.

El problema de ambos como laterales, es que han perdido efectividad retrocediendo dejando espacios descubiertos a sus espaldas. Marcelo marcó un gol contra el Roma y facilitó una asistencia, pero visto está que se ha distanciado del nivel de rendimiento de antes, en tanto, el una vez tan elogiado Isco, Militao y Jovic, están bajo la lupa. En la puerta si no hay problema alguno con la batalla que van a sostener el belga Curtois con el tico Navas. Cualquiera de ellos transmite seguridad. Sin duda, un lujo para Zidane, quien por ahora, no duerme rascando su cabeza.