• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Junto con el derrumbe del deporte cubano, que llegó a conseguir más de 100 medallas de oro en Panamericanos, ahora reducido a 33 en esta edición del 2019 en Lima, está la permanencia de Centroamérica en la zona de la cola. Guatemala, el país de mayor estatura competitiva, con 7 oros en Guadalajara 2011 y 6 en Toronto 2015, se resignó dolorosamente a solo 2 en este 2019, detrás de la tropa salvadoreña, que seguramente se sorprendió a si misma, con la conquista de 3 de las “super” medallas. De acuerdo al sistema de valoración que se utiliza para fijar posiciones, con más alto reconocimiento a las de oro y plata, Nicaragua quedó última de Centroamérica con sus tres de bronce, dos en boxeo, y la del béisbol…Según el ranking oficial de la ODEPA, el Salvador con sus 3 otros agregados a una de plata, se colocó en la posición 15, delante de Guatemala limitada a 2 oros aunque con 19 en total, consecuencia de agregar 9 preseas de plata y 8 de bronce. Costa Rica número 22 (1-0-4), Honduras 27 (0-1-1), Panamá 28 (0-0-4) y Nicaragua 29 (0-0-3) sin mirar a Belice que nunca ha tenido significado.

Nicas salen de sequía

No me parece justo en una consideración global, que el rendimiento del deporte de Guatemala con un total de 19 medallas, es decir 15 más, sea considerado inferior al registrado por El Salvador, por quedarse corto en una de oro. Pero, lamentablemente, esas son las reglas…Es obvio, como quedó demostrado en los últimos Juegos de esta región realizados en Nicaragua en diciembre del 2017, que el deporte guatemalteco tiene más desarrollo y es ampliamente superior al salvadoreño, y al de los otros en el vecindario, pero en esta ocasión y por vez primera desde hace un buen rato, no consigue en Panamericanos la mejor ubicación entre los centroamericanos. Sorprende la pobreza de Panamá, posiblemente concentrada en futbol y béisbol, descuidando otros deportes, incluyendo el baloncesto y el atletismo, que le han proporcionado buenas historias. Lo nuestro en el 2019, en medio de la discreción, es un levante de voltaje. De lo óptimo, 2 de plata y 2 de bronce en Argentina 1995, con Orlando Vásquez como protagonista, saltamos a 2 de bronce en Río, y sequía completa en Guadalajara y Toronto, a estos tres bronces en Lima, para 14 en total.

¿Por qué no crecemos?

Durante el Congreso de la ORDECA efectuado en Managua antes de los pequeños Centroamericanos del 2017 en los cuales obtuvimos más de 200 medallas, le hice a cada Presidente de Comité Olímpico de los países de la región, la misma pregunta por considerar que las respuestas me proporcionarían argumentos interesantes: ¿Por qué no crecemos? o de otra manera ¿Cómo salir del agujero profundo y negro?...Las opiniones fueron variadas aunque desembocaban en el mismo rincón, falta de casi todo. Gerardo Aguirre de Guatemala, país con presupuesto de 120 millones de dólares anuales, apuntó que no hay planes de desarrollo apropiados al no poder disponer de la estrategia necesaria, cuestionando la forma como se usan los recursos. Henry Nuñez de Costa Rica se refirió a la necesidad de hacer inversiones y contar con políticas claras. Eduardo Palomo salvadoreño, consideró que no disponer de entrenadores competentes ni del fogueo requerido, es un problema muy agudo, en tanto el panameño Camilo Amado, fue a la necesidad de mayor actividad y scouteo en las bases, sobre todo en el sector escolar. Al terminar me pregunté: ¿Cuánto tiempo más vamos a seguir danzando alrededor de esa pregunta incómoda? Yo no sé mañana.