•  |
  •  |
  • END

EL PAÍS / ESPAÑA

La alianza Real Madrid-Cristiano Ronaldo ha dado un paso casi definitivo tras el “sí” del Manchester United a la oferta récord de 93.84 millones lanzada por el club de Chamartín. La noticia, sin embargo, no es más que el cumplimiento de una de las cláusulas del contrato al que ambas entidades llegaron en 2008, cuando acordaron que el club británico estaba obligado a venderlo a partir del 1 de julio si se mantenía una puja de más de 80 millones de euros por el jugador. De hacerse realidad el fichaje, sería el traspaso más caro de la historia del fútbol en un mercado que atraviesa una profunda depresión.

El fichaje del portugués Cristiano Ronaldo por el Real Madrid, por un montante de 80 millones de librasesterlinas (casi 94 millones de euros), bate el récord que tenía el del francés Zinedine Zidane, incorporado al mismo equipo español en 2001. A falta de la confirmación oficial del acuerdo con el jugador portugués, que ya está cerrado según fuentes del club, los casi 95 millones de euros que ha costado, según el cambio vigente, suponen 20 millones más de lo que el Real Madrid desembolsó por Zidane en la primera etapa de Florentino Pérez en la presidencia del club.

Ahora, la directiva que preside Florentino Pérez tiene luz verde para negociar directamente con el jugador y resolver los últimos detalles antes de proclamarse jugador del Real Madrid de forma oficial. “A petición de Cristiano que ha vuelto a expresar su deseo de abandonar el club, y después de una conversación con los representantes del jugador, el United ha llegado a un acuerdo con el Real Madrid que le permite hablar directamente con el jugador. Se espera que las conversaciones concluyan hacia el 30 de junio”, recoge un comunicado en la página web oficial del Manchester.

Cristiano Ronaldo, de 24 años, jugó una temporada más en el Manchester United a petición de su entrenador Alex Ferguson, que prometió dejarle marchar el verano siguiente (2009). El permiso concedido por su club deja en manos del centrocampista portugués el cierre de las negociaciones.