•  |
  •  |

Ni Kobe Bryant ni Pau Gasol fueron los héroes, pero de cualquier manera los Lakers se las ingeniaron para pescar con Derek Fisher un partido que se fue a tiempo extra y sólo la mano salvadora del “Pescador” auxilió a su equipo con dos canastas de tres puntos que dieron la victoria 99-91 sobre Orlando Magic y colocaron al equipo de Los Ángeles a un triunfo del título de la NBA.

Fisher primero encestó al final del tiempo reglamentario un triple que obligó el tiempo extra, y unos minutos después llegó la segunda para definir el encuentro cuando Magic seguía empecinado en lograr su segundo triunfo para apretar la serie.

Los Lakers, que buscan su decimoquinto título como franquicia, tuvieron en su estrella Kobe Bryant al mejor encestador con 32 puntos, siete rebotes y ocho asistencias, seguido por Trevor Ariza con 16 cartones, y el español Pau Gasol, con 16 unidades y diez rebotes.

Por Orlando el turco Hedo Turkoglu fue el más efectivo con 25 tantos, mientras que el centro Dwight Howard aportó 16 y 21 tablas, y estableció récord de bloqueos en un juego de playoffs con nueve tapones.

Ambos equipos se mantuvieron comandando el marcador hasta que Orlando se fue delante 87-82 con 1:34 minutos por jugar gracias a cinco puntos seguidos de Turkoglu.

Una clavada de Gasol y triple de Fisher empataron 87-87 en el tiempo final de juego, y en el alargue los Magic se fueron delante al inicio con otro triple de Rashard Lewis, uno que los liquidó en el anterior encuentro con 21 puntos y ahora se quedó en sólo seis.

Pero Bryant no podría faltar en los momentos críticos y con dos canastas puso adelante a los Lakers 91-90, y cuando los Magic apretaron la marca sobre la estrella angelina, éste buscó a sus compañeros y fue que encontró a Fisher en el extremo del arco grande.

El “Pescador”, como un asesino a sangre fría, disparó su segundo bombazo de la noche en siete intentos, para poner delante a los Lakers 94-91.

Al instante Gasol se encargó de liquidar el partido con dos clavadas más, la última de ellas faltando 3.4 segundos que estuvo a punto de provocar una trifulca.