• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Como si de pronto lo hubieran cambiado por otro, Cheslor Cuthbert se ha mostrado en los últimos cinco juegos muy distante del bateador que impresionó con su consistencia ofensiva entre el 31 de mayo y 8 de agosto, tiempo en el que se mantuvo siempre a la orilla de los 300 puntos. Es más, en ocasiones estuvo por encima de tal registro

De ese pelotero capaz de meterse en rachas de hasta siete partidos consecutivos ligando al menos un hit, se ha visto poco o nada en sus actuaciones durante los cinco juegos que ha disputado entre el día nueve y 14 del mes en curso. Cinco duelos y 22 turnos al hilo sin ninguna reacción ofensiva. Obvio, no es normal.

 Cheslor Cuthbert. Archivo/END

De tal forma que las alarmas están encendidas por el repentino derrumbe de su accionar ofensivo, y no es para menos, porque se trata de su racha más larga de partidos sin hits y porque su promedio ofensivo pasó de .293 a .269. Durante la actual temporada no le había ocurrido algo así, incluso, antes de este slump, solo en dos ocasiones se había ido en blanco por dos juegos seguidos.

Resurgir, la única opción

Así que frente a semejante desplome, es normal preguntarse qué está sucediendo con el infielder nicaragüense. ¿Cansancio?, ¿Desajustes en la mecánica?, ¿Alguna molestia física?, ¿Desenfoque?, ¿Presión por mantenerse en el mismo ritmo ofensivo? Las razones pueden ser muchas, pero ninguna puede confirmarse sin contar con la versión del jugador.

 Cheslor Cuthbert. Archivo/END

Lo cierto es que al pelotero de origen costeño le urge resurgir y podría hacerlo hoy ante el picheo de Noah Syndergaard, en el juego que los Reales de Kansas City sostendrán a partir de las 6:15 p.m. ante los Mets de Nueva York.

Cortar lo más pronto posible la mala racha es esencial, porque la frustración de seguir fallando podría llevarlo a la desesperación en cada visita al cajón de bateo, y eso es peligroso.

Por lo tanto, y considerando que de un momento a otro no pudo sufrir desajustes en su mecánica de bateo que lo llevaran a fallar tanto, Cheslor tendrá que trabajar más en llegar muy concentrado a cada turno al bate y sobreponerse a la presión de estar en medio de una crisis ofensiva. Así que habiendo demostrado su talento, ahora que está plena situación adversa, lo que necesita es hacer una exhibición de carácter para resurgir. Él sabe mucho de eso.