• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

De la furia ofensiva con la que los Indios de Cleveland desnudaron al picheo de los Yanquis de Nueva York, el nicaragüense Jonathan Loáisiga no pudo escapar. Durante 2.2 entradas de labor sus rivales le fabricaron cuatro carreras limpias, las cuales fueron producto de un ataque de cuatro imparables, entre ellos dos cuadrangulares.

Luego de tal actuación, que marcó su regreso tras varias semanas en la lista de lesionados, Jonathan dejó su efectividad en 5.94, como resultado de admitir 11 carreras limpias en 16.2 innings lanzados, un recorrido en el que ha consentido 17 hits, entre ellos cuatro jonrones. En total otorga ocho bases por bolas y poncha a 17 contrarios.

Enviado al caos

El abridor de los Yanquis fue Chad Green, quien apenas pudo sostenerse un tercio de inning ante la ferocidad con la que se presentó al duelo el equipo de Cleveland. Un jonrón con las bases llenas de José Ramírez y otro solitario de Jason Kipnis pusieron la pizarra 5-0 en un parpadeo y enviaron a las duchas a Green.

2 cuadrangulares permitió Jonathan Loáisiga en su actuación de anoche Archivo/END

Con las bases vacías y un out en la pizarra, el mánager de los “Bombarderos del Bronx” decidió traer desde el bullpen a Loáisiga, quien inició su faena retirando en elevado al jardín izquierdo a Franmil Reyes. De pronto la situación parecía volver a la calma.

Sin embargo, apareció Tyler Naquin para con un sencillo traer aires de peligro, y luego Roberto Pérez sentenció al nicaragüense con un jonrón entre el jardín izquierdo y el central. Jonathan observó el viaje de la pelota, como queriendo recortar su trayectoria, mientras Naquin y Pérez anotaban las carreras seis y siete de los Indios.

Tras ser estremecido, el nica cerró la entrada poniendo fuera al peligroso Francisco Lindor.

Jonathan Loáisiga. Archivo/END

Otro bambinazo

El segundo capítulo fue de inicio fantástico para Jonathan, porque ponchó de forma consecutiva a Greg Allen y a Carlos Santana, este último un artillero de 27 jonrones y más de 70 carreras impulsadas en la actual campaña. No obstante, de un momento a otro volvió al caos. Yasiel Puig le conectó un sencillo y acto seguido, Ramírez, el hombre del Grand Slam en la entrada anterior, lo estremeció con su segundo cuadrangular de la noche. Otra vez Loáisiga miró la pelota con deseo de frenar su viaje, pero eso no estaba a su alcance. El marcador pasó a un catastrófico 9-0.

Se despidió de ese episodio ponchando a Kipnis y en el tercero retiró en fila a Frenmil Reyes, Tyler Naquin y Roberto Pérez. De esta forma fue una víctima más del poderío exhibido por la alineación de Cleveland, que al final fue capaz de un ataque de 24 imparables para imponerse con pizarra de 19-5.