• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Tras someterse a la cirugía Tommy John y luego completar satisfactoriamente el debido proceso de rehabilitación, Juan Carlos Ramírez ha tenido más ilusiones rotas que destellos alentadores sobre la plenitud de condiciones de su brazo.

Primero un paso sufrido por Ligas Menores, luego un desempeño tímido en cinco apariciones en Grandes Ligas y ahora un muy probable retorno a Triple A, esto porque el promedio de velocidad de sus disparos ha bajado significativamente, según los análisis del equipo.

Leer más: Cheslor y el desafío tras su derrumbe ofensivo

De acuerdo con los registros, en la temporada del 2017, cuando en 27 juegos, 24 de los tales como abridor, ganó 11 y perdió 10, la bola rápida de Ramírez viajó en promedio a 95 millas por hora.

El derecho nicaragüense tendría más ritmo de juego en Triple A. ARCHIVO/END

En cambio, tras tener actividad en cinco juegos este año, sus disparos han promediado 91 mph. Una reducción que preocupa en los Angelinos.

“Creo que la diferencia de velocidad fue considerable”, expresó el mánager Brad Ausmus.

Por lo tanto, "si él fuera a Salt Lake, nos permitiría darle actividad de manera más regular y, con suerte, eso lo ayudaría a regresar a su forma normal", añadió el estratega del equipo de Los Ángeles.

ÉL DECIDE

Luego de la decisión de los Angelinos de sacarlo del roster, Juan Carlos tiene dos alternativas: la primera pasa por aceptar la propuesta del equipo de ir a Triple A para trabajar enfocado en aumentar la velocidad de sus envíos, y la segunda por tomar la decisión de convertirse en agente libre.

De interés: Nemesio, más allá

El asunto es que a Ramírez el equipo no puede bajarlo a Ligas Menores sin contar con su aprobación. Si acepta, el plan seguirá como la organización lo ha determinado, y si se niega, entonces quedará en la agencia libre a la espera de que otro club requiera sus servicios.

J.C. Ramírez era uno de los tres nicas activos en Grandes Ligas. ARCHIVO/END

Por el contexto, lo más prudente sería que el nica acepte ir a Triple A para mejorar su velocidad. Es difícil que con su realidad actual algún otro equipo de Las Mayores se interese en él.

DE REGRESO A SALT LAKE

De tal forma que luego de realizar cinco relevos en MLB entre el 31 de julio y el 12 de agosto, permitiendo cuatro carreras en ocho entradas completas para una efectividad de 4.50, el nicaragüense volverá --si así lo decide-- a Triple A para lanzar por las Abejas de Salt Lake, un equipo con el que no le fue tan bien durante su proceso de rehabilitación.

Además: Loáisiga, estremecido

Antes de ser llamado a Grandes Ligas y luego de haber lanzado para balance de 0-1 y efectividad de 6.43 en clase A Avanzada, Juan Carlos realizó ocho aperturas en Triple A, registrando un récord de una victoria y dos derrotas, con un promedio de carreras limpias permitidas de 7.60 en 34.1 episodios lanzados.

Tales cifras evidencian que tras la cirugía Tommy John, Ramírez no ha podido recuperar su mejor versión, lo que pasa en gran medida por la pérdida de velocidad en sus disparos, que era considerada una de sus principales herramientas.