• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Tras descansar dos días, Cheslor Cuthbert volvió a la acción este sábado en el partido que los Reales de Kansas City perdieron 4-1 ante los Mets de Nueva York, y se fue en blanco por sexto juego consecutivo, extendiendo, a la vez, a 26 su racha de turnos al bate seguidos sin poder conectar imparables.

Tal bajón ofensivo ha provocado que su promedio esté en 265 puntos, que es el pico más bajo que ha registrado en la actual temporada, sin incluir el .250 que tuvo durante sus dos primeros días de actividad este 2019.

Luego de ser un bateador consistente, Cheslor ha pasado a ser un artillero de esos cuyas cifras suelen moverse en dirección negativa, como su average y su porcentaje sobre las bases (.304), o estancarse como su número de hits (66), de carreras anotadas (20) e impulsadas (31), todo producto de una racha que empezó de pronto y se ha extendido peligrosamente.

Su actuación de anoche

Cuthbert ha desmejorado considerablemente su promedio ofensivo. ARCHIVO/END.Como defensor de la tercera base y quinto en el orden al bate, Cuthbert tuvo su primera visita al plato en el segundo inning, y el inicio de un nuevo intento por acabar con su mal momento no pudo ser peor, porque el abridor de los Mets, Jacob deGrom, lo ponchó.

Dos episodios más tarde, ante un deGrom que venía de permitir la única carrera de los Reales tras una base por bolas, un sencillo y un error de su defensa, Cuthbert conectó un rodado por las paradas cortas que propició una doble matanza y acabó con una oportunidad importante para su equipo.

La situación empeoró en su tercer cara a cara con deGrom en el séptimo capítulo, cuando tras los imparables consecutivos de Hunter Dozier y Jorge Soler, ligó un nuevo roletazo por las paradas que terminó con otro doble play de esos que matab esperanzas. Para entonces los Reales ya perdían 3-1.

Su última oportunidad por ponerle fin a la racha fue en el noveno capítulo del juego, en el que le correspondió enfrentar al cerrador Seth Lugo, quien lo hizo fallar en un elevado al jardín central.

De tal manera que tras este nuevo partido sin imparables, Cheslor sigue sumergido en una preocupante inutilidad ofensiva. La última vez que se le vio conectar un cañonazo fue el ocho de agosto, cuando bateó de 4-2 ante el picheo de los Tigres de Detroit.

Hoy tendrá una nueva oportunidad de acabar con la mala racha, siempre ante el picheo de los Mets, a quienes los Reales enfrentarán en el Kauffman Stadium a partir de las 12:15 p.m.