• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El conjunto Managua FC no pudo resistir en su cancha y cayó víctima de los errores defensivos con marcador de 2-1 ante el Motagua de Honduras, la noche de este martes en el Estadio Nacional de Futbol, durante el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones de Concacaf.

Los Leones Azules pagaron caro dos fallas defensivas que marcaron su destino y que le permitieron al Motagua conseguir sus dos anotaciones, la primera de ellas por medio de un autogol de Rigoberto Fuentes al minuto 19, mientras intentaba despejar un centro al área chica, y la segunda por medio de un cabezazo oportuno de Daniel Maldonado al 59, ante una mala salida del portero pinolero Erly Méndez.

El Managua FC había logrado igualar las acciones gracias una jugada individual que concretó con brillantes Pablo Gallego, quien pese a la presión de dos defensas rivales sacó el disparo que venció al portero rival mientras se jugaba el minuto 51 del partido.

Ganar fuera es más complicado

Merecía mejor suerte la tropa del Managua FC que no presentó un mal partido en líneas generales, creó oportunidades, se mostró consistente en la defensa la mayor parte del tiempo, pero el rival sacó provecho en dos jugadas que marcaron el destino de los capitalinos, y los deja contra la pared de cara al partido de vuelta programado el 27 de agosto, en el estado Olímpico Metropolitano de San Pedro Sula, Honduras.

El resultado reciente del Real Estelí ante Santa Tecla de El Salvador, en la fase previa de la Liga de Campeones de Concacaf, dejan en evidencia lo complicado que es ganar para las escuadras nacionales fuera de su terreno. Los norteños no pudieron defender con éxito una ventaja de 2-1 conseguida en el partido de ida, y de visitante en el partido de vuelta, cayeron 1-0 para decretar su eliminación.