• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Mientras llegaba a la cima de sus casi 84 años, Sandy Koufax, uno de los más temibles zurdos que hemos visto, ha estado observando con lupa el desarrollo, crecimiento e impacto, provocado por Clayton Kershaw, también zurdo “nuevo modelo”, de 31 años y medio, con el mismo uniforme –el de los Dodgers- y con largo camino que recorrer si su látigo no anticipa flaquear…Firmado por tres años garantizando 93 millones, Kershaw se siente obligado a ser tan grandioso como lo fue Koufax en los últimos seis años de su dramáticamente recortada carrera, agregando a su herencia, cálculos especulativos sobre ¿hasta dónde hubiera podido extender su dominio, de no ser afectado por esa terriblemente dañina artritis en el codo de brazo izquierdo, forzando su retiro por cumplir 31 años? Precisamente la edad actual de Kershaw. El martes, Kershaw lanzando contra Toronto, pese a ser estremecido por tres jonrones solitarios, dos de ellos del chavalo de 21 años Bo Bichette, se impuso 16 a 3. Fue su triunfo 13 de la temporada por 2 reveses y el 166 a lo largo de sus 12 años de actividad, uno más que Koufax, quién fue una escogencia directa para el Salón de la Fama.

Ventajas de Koufax

Siendo cada uno de ellos ganador de tres premios Cy Young y un Más Valioso en el mismo trayecto, las comparaciones se imponen, pero con “ciertos detalles” que hacen ver más impresionante a Koufax: sus tres Cy Young fueron conseguidos cuando solo se entregaba uno juntando a los pitcheres de las dos Ligas; fue un ganador de tres Triples Coronas; se aproximó a los 400 ponches; registró temporadas de 25, 26 y 27 triunfos; trabajó cuatro juegos sin hit ni carrera incluyendo un perfecto; durante sus últimos cinco años fue líder en efectividad de la Liga Nacional; y lo más sobresaliente, todo eso lo hizo posible metiendo su codo en un termo con hielo después de cada inning…Los primeros doce años de Kershaw han sido fantásticos, pero no tanto como los de Sandy, quien a los 32 años, ya estaba jubilado por no poder seguir sometiendo a prueba su resistencia. Hace años, Ross Newham del Angeles Times, realizó una proyección sobre un Koufax, tomando como promedio sus últimos 10 años. Un fácil ganador de más de 350 juegos, superando los cuatro mil ponches y acercándose a Nolan Ryan en No Hitters. ¿Alguna duda?

No perderlo de vista

Fue en su última temporada, la de 1966, cuando ganó 27 con 1.73 en efectividad y 317 ponches, que Koufax -según Basaball Reference- obtuvo su mayor salario, 125 mil dólares. En su año de novato en el 2009, Kershaw cobró 404 mil, muy cerca de Sandy en toda su carrera, rascando el medio millón. Tiempos diferentes por supuesto…Kershaw está escribiendo su historia, y no es dependiente de lo que hizo Koufax después de unos primeros cinco años oscuros, en los que pareció no ir a ningún lado mientras sus balazos provocaban escalofríos. Así que sigamos sus huellas. A Kershaw no le duele el codo entre el primero y el séptimo inning, el trayecto que usualmente recorre, y presenta dos temporadas de 21 triunfos en el 2011 y el 2014, tiene un registro de 300 ponches y al igual que Koufax, cinco lideratos con el menor porcentaje de carreras limpias permitidas. Koufax lo ve con un futuro ilimitado si se conserva saludable. Por ahora, con dos aperturas pendientes en agosto y posibles seis en septiembre, podría acercarse a los 20 triunfos. Sus 2,422 ponches, lo colocan en ruta hacia los 3,000 y como Koufax, será una escogencia segura cuando golpee por vez primera las puertas de Cooperstown. Su proyección agigantará la polémica.