• Berlín, Alemania |
  • |
  • |
  • AFP

La Säbener Strasse, la histórica sede del Bayern de Múnich, ha vivido unas semanas convulsas. Después de los fichajes fallidos, el empate en el debut ante el Hertha Berlín hace que el gigante bávaro afronte bajo presión la segunda fecha de la Bundesliga.

Octavos con un punto luego del 2-2 en casa, el Bayern y su nueva incorporación Philippe Coutinho -que no será titular, según confirmó el técnico Nico Kovac- viajan a Gelsenkirchen sin margen de error para medirse con el Schalke.

"Todavía no está al nivel físico necesario para jugar 90 minutos, él mismo nos lo dijo y es nuestra impresión", declaró el técnico durante su conferencia de prensa de antes del partido.

Thomas Mueller. AFP/END

Y esa presión está motivada en parte por los inicios exitosos de sus rivales por el título Borussia Dortmund y Leipzig, que se enfrentan a rivales 'a priori' inferiores este fin de semana: sobre todo el Dortmund, que viaja el viernes a la cancha del recién ascendido Colonia.

El RB recibirá el domingo a un Eintracht de Fráncfort que llegará más cansado tras disputar la ida del repechaje a la Europa League este jueves ante el Estrasburgo francés.

El mes de agosto comenzó en Múnich con las advertencias públicas del entrenador Nico Kovac y de algunas de sus estrellas, pidiendo más refuerzos. El club se puso manos a la obra y el director deportivo Hasan Salihamidzic se sacó de la chistera en menos de diez días a dos estrellas "cedidas al Bayern por una temporada". El croata Ivan Perisic (Inter Milán) y sobre todo el brasileño Coutinho (Barcelona).

El  Bayern es 8vo después de su empate. Archivo/AFP/END

Pero el tropiezo en el arranque de la Bundesliga enfrió el ambiente. Para poder ganar en el Veltins-Arena el Bayern deberá mejorar en defensa, ya que ha encajado cuatro goles en los dos últimos partidos ante equipos de élite (con la derrota 2-0 en Dortmund en la Supercopa).