• |
  • |
  • AFP

Quizá por exceso de confianza, el Real Madrid vio cómo el Real Valladolid anotaba en los últimos minutos el definitivo 1-1, este sábado en la segunda fecha de la Liga española, desperdiciando así la oportunidad de igualar en lo alto de la tabla con el Sevilla.

En su primer partido de la temporada en el Santiago Bernabéu, el Real Madrid de Zinédine Zidane se adelantó con un buen gol del delantero francés Karim Benzema (82). Pero el Valladolid de su propietario brasileño Ronaldo Nazario, intenso y disciplinado, creyó hasta el final y se llevó un merecido punto por medio de Sergi Guardiola (88).

"Nos deja un mal sabor de boca porque hicimos lo más difícil marcando en la segunda parte", lamentó Zidane en rueda de prensa. "Marcamos y al final, tres o cuatro minutos más tarde, nos empatan porque estamos fuera de sitio".

Este empate inesperado en el Santiago Bernabéu deja al Real Madrid con 4 puntos, a dos del líder Sevilla, que superó el viernes al Granada 1-0. Y el domingo podría ver cómo el FC Barcelona se pone a un punto si el conjunto culé gana en el Camp Nou al Real Betis (19h00 GMT).

¿Quién esperaba que el modesto Valladolid pudiera plantar cara al gigante Real Madrid y sus 300 millones de euros gastados en pretemporada? Es lo que pasó en la calurosa tarde estival en el Bernabéu, donde los aficionados esperaban otro escenario.

La victoria en Vigo el fin de semana pasado (3-1) había tranquilizado al Real Madrid sobre su capacidad de reconquistar la Liga tras una temporada para olvidar. Y los blancos creyeron durante mucho tiempo que su calidad técnica les permitiría inclinar a los pucelanos.

Pólvora mojada

Pragmático, Zidane dejó a un lado sus reticencias para reincorporar al colombiano James Rodríguez y al galés Gareth Bale, dos jugadores a los que se buscaba salida pero que finalmente se quedaron. El francés les puso de inicio para cubrir las bajas de Luka Modric (sancionado) y de Eden Hazard (lesión en el muslo).

Ambos futbolistas estuvieron a la altura pese a su pólvora mojada, como el resto del equipo: Bale cruzó en exceso un tiro con el exterior del pie (13) y envió un chut por encima del larguero (26). De su lado, James mandó varios disparos cerca de los palos (20, 27, 34, 36), lo que le valió los aplausos del Bernabéu cuando fue sustituido en la segunda parte (57).

El Madrid de Zidane dominaba (14 tiros en el descanso) bajo la estela de Karim Benzema y de Isco, que ofreció sus detalles de calidad a la grada.

Pero fallaba la definición y las entradas del brasileño Vinicius y de Luka Jovic, uno de los fichajes de este verano boreal, no ofrecieron cambios, pese a que el punta serbio envió un cabezazo al palo en su primera pelota (70).

Finalmente el Bernabéu rugió de alegría cuando Benzema abrió la lata con un disparo a la media vuelta desde fuera del área (82).

El Valencia se inclina en Vigo

Todos pensaban que el partido estaba encarrilado pero el excesivo relajamiento de los madridistas les costó la victoria: luego de estar cerca del abismo con la oportunidad fallada de Waldo (76), los jugadores del Real Madrid terminaron cediendo en una última contra finalizada por Guardiola (88).

Después del duelo en el Bernabéu, el Valencia sucumbió en Vigo contra el Celta (1-0) gracias a un tanto del uruguayo Gabriel 'Toro' Fernández (16).

Con el hispanobrasileño Rodrigo Moreno fuera del once titular, debido a las informaciones que le sitúan en el Atlético de Madrid, el conjunto 'che', vigente campeón de la Copa del Rey, no generó apenas peligro y fue superado claramente por el equipo celeste.

El Athletic de Bilbao, que en la primera jornada superó al Barcelona (1-0), no pasó del empate 1-1 en Getafe. Pese a todo, los 'leones' se sitúan provisionalmente cuartos, en puestos de Liga de Campeones. Raúl García adelantó pronto a los 'leones' (6) pero los 'azulones' empataron al poco (12) por medio de Jaime Mata.

Horas antes Osasuna, equipo recién ascendido, y Eibar empataron 0-0 en Pamplona.