• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Sandy Moreno, mánager del Bóer, está consciente que todavía no es momento de celebrar después de convertirse el domingo en el primer equipo clasificado a la semifinal del Campeonato Nacional de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez, gracias a tres victorias corridas ante la Costa Caribe.

“Celebramos con cautela, porque todavía no hemos terminado la misión, que es llevar al equipo al campeonato”, afirmó Moreno.

Ante la Costa Caribe, la tropa capitalina mostró mucho poder de reacción, aunque su picheo abridor no fue de todo convincente.

Sandy Moreno. Archivo/END

“Si clasificamos a la semifinal, significa que se cumplió en el terreno, lógicamente hay detalles que mejorar a la defensiva, además debemos tratar de hacer carreras desde las primeras entradas. Contra la Costa Caribe cerramos fuerte los partidos, pero nos costaba hacer anotar al inicio”, comentó el timonel de la Tribu.

Algunas variantes

El 30 de agosto el Bóer deberá enfrentar su primer compromiso en la ronda de semifinal contra su rival, que saldrá de la serie entre Dantos contra Jinotega. Moreno reconoce que estos días de espera podrían beneficiar a sus peloteros para recuperar energías, pero sin dejar de entrenar.

“No vamos a dejar de trabajar, en estos días trataremos de programar un juego de fogueo para tener al equipo en acción. Como el campeonato ha sido largo, creo que este descanso nos ayudará para que los peloteros recuperen fuerza”, explicó Moreno.

5.1 entradas  tiró Róger Marín, el trabajo más largo de un abridor del Bóer en cuartos de final. Archivo/END

“También vamos a aprovechar para valorar qué cambios podemos hacer en la alineación. Contra la Costa siempre se trató de rotar a los peloteros, además hay que esperar a ver qué rival nos tocará. Sobre la rotación, tenemos a tres abridores ya establecidos, pero estamos valorando hacer un cambio”, explicó el timonel de la Tribu.

Róger Marín, Braulio Silva y Roberto Artola fueron los abridores del Bóer en la serie de cuartos de final contra la Costa Caribe. De este grupo solo Marín logró caminar más allá de cinco entradas, pero sin mucha tranquilidad.