• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Goliat resistió, está en pie, pero David tiene otro chance, así que cuidado Carlos Teller, no hay que confiarse. Anoche en Jinotega, una ciudad excitada por la posibilidad de ser testigo de algo grandioso, la multitud que no tuvo tiempo para sacar el entusiasmo de la gaveta. Sintió que se la tragaba la tierra. Después de una tarde pálida vino la noche fría, el juego triste, y el resultado golpeador de miles de sueños más allá del parque lleno. Los Dantos llegaron a Jinotega con la determinación de hacer valer la ley del más fuerte y se impusieron por nocáut 11-0 como en la primera batalla de esta serie, que los norteños con su atrevimiento, inspiración y crecimiento, ganando sorprendentemente los juegos 2 y 3, la han hecho tan interesante, que mañana se disputará el duelo crucial por el boleto a la fase semifinal. Superiores en todo, los Dantos podían haber sido más productivos, pero no lo necesitaron. Lo más importante es que han recuperado la confianza mordida y su favoritismo. El mánager, “Boricua” Jímenez, creció dos pulgadas

END

Ofilio inclinó balanza

La importancia de pegar primero. El abridor derecho de los norteños, Jabier Herrera, fue víctima de un rápido asalto: doble de Omar Mendoza, hit de Benjamín Alegría, y jonrón de Ofilio. Sin out, los Dantos estaban en ventaja 3-0. Jorge Bucardo, antes de hacer su primer lanzamiento, quizás pensó: no necesito más. Cuando entró el zurdo Sheyder García y sacó rápidamente los tres outs, Bismarck Guadamuz, el timonel, rascó su barbilla. ¿Se equivocó de abridor? No, el béisbol es así. Afectado por un error, García admitió otra carrera en el segundo, obvió un embasado en el tercero y le agregaron dos en el cuarto por jonrón de Rafael Estrada y hits consecutivos de Alegría, Ofilio y Elmer, ampliando 6-0. Aunque como decía el “filósofo del béisbol” Yogi Berra, el juego no termina hasta que termina, con Buscardo realizando un sereno toreo y los Dantos sueltos, en ese instante, todo parecía consumado. Las luces de celulares en los palcos detrás del plato, tratando de desorientar a Bucardo, provocaron con la protesta del “Boricua”, el único momento de agitación en las tribunas.

Ese “olor” a nocáut

Cuando necesitas imperiosamente la victoria, y tienes al rival contra las cuerdas, no puedes dejarlo respirar. Exactamente eso hicieron los Dantos con una arremetida de cuatro carreras en el sexto, para establecer una diferencia de 10-0. Por si las moscas, mientras desfilaban por la colina de los infartos Bryan Herrera, Erick Rizzo, Luis Calero y Jeffrey Torres, los Dantos fabricaron como factor de seguridad, su carrera número 11. Bucardo no cedió ni un centímetro y ahora la serie está empatada 2-2 con las perspectivas cambiadas. No es que los Dantos tengan la sartén por el mango, pero se han galvanizado y tienen lista la escopeta de Carlos Teller para enfrentar mañana al “as” norteño Elías Gutiérrez, quien podría disponer de suficiente “veneno zurdo” para ahogar los bates capitalinos, una tarea muy difícil de realizar, y que necesita como complemento, que Teller, en busca de reivindicarse, sea bateado como en el segundo duelo…Como apuntaba, anoche falló David y Goliat permanece en pie y restaurado como el David de Miguel Ángel, pero hay otra oportunidad de derribarlo y forzar el milagro. ¿Será posible?