• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Para el pequeño equipo de Jinotega, impulsado por un coraje sin medida, estar con vida frente a los Dantos después de cuatro batallas es un milagro. Todos admiramos por lo que ese equipo ha hecho frente al coloso de nuestro beisbol, preguntándonos asombrados, ¿cómo ha sido posible?

La posibilidad de registrar una hazaña sigue latente, más allá de los dos nocauts recibidos, porque el brazo zurdo de Elías Gutiérrez hace que la esperanza se reactive, y quizás crezca.

Los Dantos naturalmente siguen siendo más grandes en casi todo, y aunque se insiste que la fe mueve montañas, la tropa de Antonio “Boricua” Jiménez cree más en sus trancazos y en el brazo de Carlos Téller, cargado de experiencia y sabiduría.

Los Dantos atacaron rápido en ruta hacia una ruidosa victoria por 11-0. Archivo/END

¿Qué se puede discutir?

Revisando las cifras, con casi 200 carreras fabricadas de diferencia entre Dantos y Jinotega y más de 50 jonrones, agregando la clara desventaja norteña en el picheo de complemento, y una escasez de figuras en su line up, el favoritismo de los capitalinos no admite discusión.

Se pensó que ganar un juego sería sorprendente de parte del Jinotega, y ganar dos, asombroso. Por eso es que cuando Jinotega se adelantó en la serie 2-1, entre la incredulidad, la posibilidad de la hazaña cobró forma alrededor del ¿por qué no?

Los Dantos atacaron rápido en ruta hacia una ruidosa victoria por 11-0, que con el picheo de Bucardo, dejó tambaleante el parque de Jinotega. La ferocidad había regresado. A tiempo.

Los Dantos naturalmente siguen siendo más grandes en casi todo. Archivo/END

Factor clave es Elías

¿Puede ser intrigante un duelo tan disparejo de acuerdo a la rigidez de las cifras y la flexibilidad de las teorizaciones? Solo puede serlo si Elías Gutiérrez en busca de la proeza, se agiganta retando a Carlos Téller, intentando hacer valer las consideraciones previas, edificadas de acuerdo a los antecedentes.

Son dos tiradores apropiados para un momento crucial. Si Gutiérrez tiene picheo suficiente para sujetar el bateo de Dantos, tal intriga, frente a la posibilidad de una proeza, podría llegar a ser enloquecedora esta noche.

El zurdo va a tratar de mover la montaña de dificultades, mientras tanto, ya veremos que tienen que decir Alegría, Ofilio, Elmer, Renato y resto de demoledores.