• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Se acabó el drama. Los Dantos vencieron 4-1 a Jinotega con tremenda labor monticular de Carlos Téller y un imparable decisivo del novel bateador Wuilliam Rayo con las bases llenas, garantizando su pase a semifinales, donde a partir de este domingo se medirán a los Indios del Bóer, equipo al que le ganaron las Series Finales del 2016 y del 2018.

Tras estar contra la pared dos juegos a uno producto de la rebelión insospechada de los jinoteganos, los Dantos se impusieron en los partidos cuatro y cinco, haciendo valer su favoritismo y estatus de actual campeón. Sufrieron en extremo, pero al final se reencontraron con su versión de equipo dominante y lograron el boleto.

Los Dantos ahora deberán superar al Bóer para avanzar a la gran final. Orlando Valenzuela\END

Jinotega pega primero

Anoche, en el Estadio Nacional Dennis Martínez, los jinoteganos, impulsados por el afán de hacer historia, se adelantaron en la pizarra inmediatamente después del grito de ¡play ball! Darwin Sevilla, el primero en el orden al bate, conectó un roletazo de rutina por el short stop, desde donde Benjamín Alegría realizó un mal tiro y propició el quieto en primera. Luego, Sevilla se movió a segunda por un toque de sacrificio de Maycol Contreras, y acto seguido anotó producto de un certero imparable del veterano Juan Blandón. Elmer Reyes, el intermedista de los Dantos, hizo un gran esfuerzo por impedir el batazo y así evitar la primera estocada jinotegana, pero le fue imposible. Cuando él cayó al suelo tras tirarse en busca de la jugada salvadora, los norteños ya empezaban a celebrar el 1-0.

Despertar capitalino

El marcador se mantuvo así hasta la parte baja del cuarto inning, cuando un feroz operativo de los Dantos interrumpió el atractivo duelo de picheo que estaban protagonizando Carlos Téller y Elías Gutiérrez, dos zurdos que daban la impresión de tenerlo todo bajo control.

En ese cuarto episodio, Elías, que tan solo con su perfil zurdo parecía amedrentar a los Dantos, fue descifrado. Elmer Reyes y Rafael Estrada le conectaron sencillos, y luego él llenó las almohadillas golpeando a Leonardo Ortiz. En tal contexto y con dos out en la pizarra, el noveno bate William Rayo venció la presión y consiguió conectar un sencillo a la zona corta del bosque izquierdo, lo que fue aprovechado por Reyes y Estrada para anotar las carreras con que los Dantos se pusieron al frente en el marcador 2-1.

¡Que momento!

Si Jinotega tuvo otro momento de presión endiablada, fue la parte baja del sexto inning, cuando Elías Gutiérrez, el as de su picheo, abandonó el montículo dejando las bases llenas, con solo un out en la pizarra y la tanda alta de los Dantos asomando amenazante.

En tal escenario, digno de una obra de terror, apareció el relevista Yeris González para cortar las aspiraciones capitalinas y traerle un poco de paz a su equipo. Primero dominó en elevado a la intermedia a Omar Mendoza, y acabó la entrada ponchando a Benjamín Alegría. En el dogout, el mánager Bismarck Guadamuz sintió volver a la vida.

Tras esa escapada, los jinoteganos no pudieron hacer lo mismo en los siguientes dos episodios, en los que los Dantos marcaron las dos anotaciones con las que establecieron el 4-1 definitivo.

Teller mató ilusiones

Tras la carrera marcada en el capítulo uno, la ofensiva norteña fue anulada por Carlos Téller, quien pudo extenderse hasta la séptima entrada sin permitir otra rebelión a sus rivales.

El zurdo solo admitió tres imparables y pocas veces se le vio descontrolado. Con su experiencia supo manejarse ante un rival con la pólvora apagada, incapaz de ofrecer resistencia.

Luego de la salida de Téller, Claudio Hernández se encargó de sepultar las esperanzas de Jinotega, completando sin permitir carreras los episodios ocho y nueve.

Así terminó la gran temporada de Jinotega, equipo que sin ser favorito estuvo a una sola victoria de meterse a semifinales dejando en el camino a los actuales campeones y grandes favoritos del torneo.