• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Para la multitud apretada en las tribunas del parque de Matagalpa, fue como estar presenciando una película de terror. Después de los dos primeros innings, los Leones estaban demoliendo a los norteños 11-0. El suspenso, que llegó temprano, no esperó la segunda bateada de los rugidores. Las cinco carreras en el propio inicio, le bastaron para irse a almorzar temprano.

¿Qué podía ofrecer Matagalpa frente a Fidencio Flores, con esa desventaja? Muy poco, casi nada, y peor con el agregado en contra de otras seis carreras. Daba la impresión de ser una continuación del cierre visto el sábado en León, con el Matagalpa hecho añicos.

A la orilla del abismo, no creo que algún matagalpino esté considerando una resurrección. En una situación tan dramáticamente incómoda, la fe para sobreponerse a las adversidades, se encuentra entre cenizas.

Dos juegos sin anotar

Un bombardeo imprevisto mientras el público se acomodaba en las butacas imaginando una gran batalla, como la de Salamina, destrozó el ánimo de quienes soñaban con una victoria equilibradora de la serie.

El picheo de Wilder Rayo fue dinamitado después de un out: cuatro sencillos, un golpe, un doble limpia bases y un error, establecieron una diferencia rompe ilusiones de 5-0, antes del primer lanzamiento de Fidencio.

: Fidencio Flores maniató por completo a la ofensiva norteña. Archivo/END

¿Cómo sacarle ese partido del bolsillo al líder en efectividad del torneo, que solo permite 1.26 carreras limpias por cada 9 entradas? Mucho menos con un equipo que se quedó en cero en el primer juego y continuó en la inutilidad productiva en el segundo.

Las seis carreras del segundo inning, consecuencia de tres hits, un doble, un boleto, un golpe, un error y el jonrón solitario de Bryan Ruiz, no dejaron nada por discutir, excepto el tamaño del nocáut.

Wilton espera rematar

Las dos carreras más estirando la pizarra 13-0, abrieron la posibilidad de un recorte de juego a cinco entradas, pero eso no ocurrió al perder impulso el bateo leonés frente a Douglas Obregón.

León está a una victoria de avanzar a la gran final. Archivo/END

Es obvio que la serie parece liquidada luego de observar las diferencias existentes, y con Wilton López descansado, listo para rematar. El Matagalpa carece de pólvora para salir del hoyo, su defensa es insegura, y solo le queda confiar en lo que pueda hacer Berman Espinoza, su mejor brazo, quien necesitará su mayor nivel de precisión para evitar ser atrapado por éste caos.

Lo ocurrido ayer fue catastrófico, pero en béisbol no se puede tirar la toalla como en el boxeo. Tienes que seguir. Eso sí, el marcador global de 20-0 a favor de los rugidores, obliga a un conteo de protección.