• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

En su retorno al mejor beisbol del mundo, Alex Blandino no pudo conectar de imparable en dos turnos oficiales ante el picheo de los Filis de Filadelfia, vencedores de los Rojos de Cincinnati con pizarra de 7-1.

El pelotero de Estados Unidos y de padre nicaragüense, negoció una base por bolas, fue puesto out mientras intentaba robarse la segunda almohadilla, bateó para doble play y conectó un batazo que a poco estuvo de ser jonrón.

Leer más: Alex Blandino regresa a Grandes Ligas con los Rojos de Cincinnati

Como titular defensor de la segunda base y noveno en el orden al bate, Blandino tuvo su primer turno del 2019 en el cierre del tercer episodio, cuando sus Rojos estaban abajo en el marcador 4-1. Ante el abridor Drew Smyly consiguió llevar el conteo de bolas y strikes a su máxima expresión, y tras dos fouls consecutivos, recibió la cuarta base por bolas.

El pelotero de padre nicaragüense tenía más de un año sin jugar en Grandes Ligas. (AFP/END)

Estando en primera, recibió la orden, o quizá fue una decisión personal, de salir al asalto de la segunda almohadilla. Por un momento dio la impresión de que iba a entregarse en la intermedia, pero tras barrerse y hacer un inteligente juego de manos, pareció lograr su objetivo, sin embargo, el juez cantó out.

De interés: Nicaragua cae por blanqueada y sin conectar hits ante Corea del Sur

Seguro de haber robado la base, Blandino pidió a su mánager que solicitara la revisión de la jugada y así fue. No obstante, tras haber analizado la situación por un tiempo considerable, los jueces decidieron mantener el out en segundo. A mi parecer fue quieto.

SIN IMPARABLES

En el quinto inning se presentó por segunda ocasión al cajón de bateo y de inmediato, Smyly le tiró una bola rápida de 91 millas por hora que acabó en strike. Pese a esto, Blandino no se desesperó y exhibiendo un buen criterio de selección dejó pasar los siguientes tres envíos, que fueron contados como bolas malas.

Alex Blandino fue el nicaragüense número 15 en llegar a las Grandes Ligas. (ARCHIVO/END)

Cuando vio venir el quinto lanzamiento, uno que viajaba a 92 millas, decidió hacerle swing y pegó una línea violenta por la tercera base, donde el antesalista Brad Miller no tuvo problemas para coger la pelota y comenzar la ejecución de una doble matanza.

Además: Jonathan Loáisiga resuelve complejo episodio en su regreso con los Yanquis

Tres episodios más tarde, Alex pasó de jugar la intermedia a defender la tercera base, y también registró su último turno al bate. Con el marcador 7-1 en contra de su equipo, le correspondió enfrentar al relevista Ranger Suárez, ante quien conectó un batazo tan profundo por el jardín derecho, que el multimillonario guardabosque de los Filis, Bryce Harper, se estrelló contra la barda tras capturar la pelota. Un poco más de fuerza, y Blandino hubiera conseguido el segundo jonrón de su carrera.