• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Cuando la victoria ante los Vigilantes de Texas era una certeza incuestionable por el marcador de 10-0, los Yanquis de Nueva York le entregaron la pelota a Jonathan Loáisiga para que lanzara en los episodios ocho y nueve, mismos en los que permitió dos imparables y una carrera, la que fue producto del jonrón conectado por Scott Heineman en la novena entrada.

Leer más: Lesther Medrano, de niño talentoso a prospecto adinerado

Los bateadores de Texas fueron completamente silenciados por el abridor yanqui, James Paxton, quien durante siete entradas solo admitió un hit, dio una base por bolas y ponchó a 12 rivales, un trabajo que le hizo mejorar su balance a 12-6 y su efectividad a 4.16.

Durante más de dos tercios de juego, los Rangers no encontraron la fórmula para despejar la ecuación Paxton, caso contrario al de la ofensiva de los Yanquis, que con un ataque total de 11 cañonazos, entre ellos los jonrones de Gary Sánchez, Didi Gregorius, Brett Gardner y Edwin Encarnación, fabricaron dos carreras en la primera entrada y otras ocho entre el sexto y séptimo capítulo.

APARECE EL NICA

Fue en medio de ese contexto, el de un triunfo prácticamente asegurado, que Loáisiga llegó al montículo proveniente desde el bullpen, su principal casa en los últimos días.

El pícher nicaragüense presenta balance de una victoria y una derrota. ARCHIVO/END

En la octava entrada inició su labor dominando a Logan Forsythe en un roletazo a las paradas cortas y luego le regaló una base por bolas a Isiah Kiner-Falefa, para después cerrar el inning obligando a Delino DeShields a conectar un batazo por la segunda base que propició una doble matanza.

Un episodio más tarde, dominó en elevado al jardín izquierdo a José Trevino, pero acto seguido fue estremecido por Scott Heineman, quien le conectó un batazo de cuatro bases entre el bosque derecho y el central, para poner el definitivo 10-1.

De interés: Nicaragua y sus cifras discretas en la primera vuelta del Mundial Sub-18

De inmediato se recuperó ponchando a Ronald Guzmán, aunque luego recibió sencillo de Willie Calhoun, pero la situación no pasó a más, porque le puso fin al juego dominando en rola por el short stop a Nick Solak.

Después de este trabajo, Jonathan Loáisiga mantiene su récord de una victoria con una derrota y mejoró su efectividad a 4.84, producto de consentir 12 carreras limpias en 22.1 episodios lanzados.

BLANDINO EMPUJA SU PRIMERA CARRERA

En el duelo que los Filis de Filadelfia vencieron 6-2 a los Rojos de Cincinnati, Alex Blandino empujó una carrera tras haber entrado en el sexto episodio para defender la segunda base.

Alex Blandino aún no conecta imparables en la actual temporada. ARCHIVO/END

El jugador estadounidense de padre chontaleño registró su primer turno al bate en el mismo sexto inning, cuando fue golpeado por el relevista Mike Morin. Dos entradas después, teniendo a dos corredores en posición anotadora, conectó un fly de sacrificio por el jardín central y así consiguió su primera carrera empujada del 2019.

Además: Alex Blandino, de 2-0 en su retorno a las Grandes Ligas con los Rojos de Cincinnati

Blandino ha participado en dos juegos desde que fue ascendido el primero de septiembre, y aún no conecta su primer imparable de la actual temporada.