• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Desde el rincón de la novena posición en el orden al bate, William Rayo salió dos veces para empatar el juego 3-3 con un jonrón de 400 pies en el fondo del noveno inning, impulsando par de carreras con dos outs, y matar a los Indios con un navajazo entre center y right que pese a ser interceptado en gran esfuerzo por Bismarck Rivera, remolcó tres carreras en el inning 11, también con dos outs, en la para mi grotesca “fase de muerte súbita”, arrebatándole al Bóer lo que parecía ser una victoria nivela semifinal por 5-3.

Así que Rayo, un bateador de 361 puntos en 49 juegos, quinto entre los mejores promedios de Dantos, convertido anoche en un gigante, fue el verdugo de los Indios. Esos batazos, hicieron olvidar el excelente trabajo monticular realizado por el abridor de la tribu Braulio Silva, quien superando al zurdo Carlos Teller, dejó el juego ganado 2-0 domando a las fieras por seis entradas.

Metidos en el hoyo

Ahora la semifinal está 2-0 con el Boer al borde del colapso. En el décimo episodio con el marcador 3-3, Boer y Dantos fracasaron en sus intentos de anotar pese a los dos corredores en base sin out que concede esa “bendita” regla anti-beisbol puro.

En el 11, frente a Claudio Hernández, un hit del emergente lastimado Javier Robles, le proporcionó al Boer ventaja de 5-3, que pareció definitiva cuando en el cierre, contra el picheo de Miguel Rojas, el emergente Burton falló con las bases llenas y Ortiz se ponchó.

Llegó Rayo al plato, tan calladito como en el noveno, antes de prestarle un swing a Próspero González y empatar el juego volándose la cerca por el centro, y disparó el hit productor de tres carreras entre la incredulidad de las tribunas indias, facilitándole a los Dantos un triunfo que da la impresión de ser factor de seguridad para una final con los Leones.

Silva mejor que teller

El trancazo de dos carreras de William Vásquez en el tercero galvanizó a los Indios; la atrapada de Jordan Pavón en el jardín derecho que permitió fabricar un triple play con dos a bordo sin out en el cierre del mismo inning, fue un gancho al hígado dobla rodillas: pero, lo que ahogó a los Dantos en los dos primeros tercios del recorrido, fue el picheo de Braulio Silva, limitando a 2 hits y obviando 5 boletos mientras le daba forma a 6 ceros.

Durante ese trayecto, el Bóer estuvo adelante 2-0 frente al picheo inseguro de Carlos Teller, quién no consiguió un inning tranquilo a lo largo de las 7 entradas que lanzó, soportando 9 imparables y viendo circular a 15 indios, uno de ellos por error en tiro de Reyes. En el séptimo, con un flay de sacrificio de Montiel, el Bóer amplió 3-0.

Final de alaridos

Después del jonrón de Renato Morales en el séptimo, recortando la distancia 3-1, los Dantos llenaron las bases en el cierre del octavo con un out, pero escrito estaba que terminarían frustrados como en el segundo episodio.

Desde el rincón de la novena posición en el orden al bate, William Rayo salió dos veces para empatar el juego 3-3 con un jonrón de 400 pies en el fondo del noveno inning.Orlando Valenzuela/ENDCon dos circulando por hit y golpe contra Jefferson Martínez, entró al rescate Adolfo Flores con Alegría listo para tocar y llevar la carrera del posible empate a posición anotadora. Con tres bolas sin strike, Alegría se tragó el primero, y falló el intento de toque con elevado al cácher. Las bases se llenaron con hit de Ofilio, pero Flores supo manejar a Elmer Reyes ponchándolo, y también a Renato dominándolo en un faul que Montiel tenía bajo control, pero un fanático con guante se le adelantó, lo que no impidió se decretara el out dejando en cero a los Dantos.

Fue entonces que en el cierre del noveno, Rayo disparó su jonrón revitalizador de dos carreras, y en el inning 11, con los Dantos nuevamente atrás por dos anotaciones (5-3) en la zona de muerte súbita, agregó su cohete limpia bases ganador del juego. Difícilmente, el muchacho figura cumbre, debe haber dormido anoche.