• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Hay cierres de juego que golpean emocionalmente, como el visto anoche que ensanchó el Estadio “Dennis Martínez”. Una batalla trepidante de gran agitación ofensiva, con el Boer sacando una victoria de las brasas con un resurgimiento colosal provocado por el jonrón de tres carreras disparado por Edgar Montiel.

Los Indios, que perdían 8-5, se impusieron 9-8 y siguen con vida, en pie de lucha, amenazantes. El público indio, asombrado, se quedó hasta el amanecer, los seguidores de Dantos, incrédulos y aturdidos, tratando de asimilar semejante robo de botín, se ocultaron debajo de las butacas.

FINAL QUE NADIE IMAGINÓ

En el cierre del noveno, todo era sombrío para el Boer. El equipo de más pegada, los Dantos, estaba ganando 8-5 y la barrida parecía un hecho con la resignación cubriendo las tribunas indias.

Renato Morales con su jonrón de dos carreras en el séptimo, inmenso por su elevación, y el agregado de esa estocada en el octavo, había proporcionado esa ventaja de tres, para el manejo de Ronald Medrano, quien fue víctima de dos dobles en el cierre del inning 7, estrechando la pizarra 6-5.

Ya con ventaja de tres por el impulso de Renato con su tercer jonrón en tres juegos consecutivos, Medrano perdió la visión de la zona de strike y boleó a Janior Montes y Winston Dávila sin out. El hit empujador de William Vásquez metió al Boer en la pelea 8-6 y dos en las bases, siempre sin out.Mayor presión no podíamos imaginar.

Entró Claudio Hernández y Edgar Montiel hizo salir aullando la pelota por encima de la pared izquierda, logrando que el Boer resucitara y los Dantos se ahogaran en la frustración. Fue algo milagroso. Me pregunté al acostarme: ¿ciertamente ocurrió y hay juego hoy?

Los Dantos estuvieron muy cerca de completar la barrida ante el Bóer. Orlando Valenzuela/END

ASÍ FUE EL INICIO

Un error del short Alegría precipitándose, tratando de darle forma a un doble play, le facilitó al Boer la posibilidad de adelantarse 1-0 en el segundo inning, por encima de tres ponches registrados por Jorge Bucardo. El error en mal tiro, dejó a dos circulando sin out, y aunque Bucardo no permitió que la bola estuviera en movimiento ponchando a Jordan Pavón y Alvaro Rubí, Sandy Moreno, habitualmente invisible como amenaza, disparó el hit impulsador. Bucardo cerró ponchando a Bismarck Rivera, una mancha de sangre apareció en su brazo derecho.

La ventaja fue de poca duración para la tribu. El inseguro picheo de Róger Marín en el primer inning, resuelto con un doble play después de hits consecutivos sin out conectados por Omar Mendoza y Benjamín Alegría, volvió a ser visto en el tercero, y los Dantos le dieron vuelta a la pizarra 2-1 embasando a sus dos primeros bateadores, Rayo con boleto y Mendoza por cohete. “El Boricua” ordenó un sacrificio y con dos en posición anotadora, Ofilio quien no había producido carrera, limpió las bases con doblete.

PARECÍA UN ESCAPE

En el cuarto, los Dantos continuaron hostigando a Marín y ampliaron la diferencia 4-1 con otras dos carreras. Ortiz abrió con hit y con Mike Loaisiga machucando la pelota para sacrificarse, Rubí tiró desviado a segunda y sin out, los Dantos tenían dos en posición anotadora. Cuchillada de Rayo empujó a Ortiz, y se decidió quitarle la bola a Marín para entregársela a Roberto Artola. Loaisiga anotó por elevado de Mendoza a los bosques y aunque los Dantos presionaron con dos a bordo: Alegría por escogencia y Ofilio por boleto, Artola dominó a Estrada y evitó más daño.

Pensé, igual que muchos, que esa ventaja manejada por el picheo de Bucardo, era un factor de seguridad, pero no fue así. Los Indios rechinaron sus dientes y en el cierre del quinto, se aproximaron 4-3 y casi empatan. Doble abridor de Rubí, un pasbol y el segundo hit empujador de Sandy Jr. agitaron las tribunas. Hit de Rivera, sacrificio de Montes y machucón de Dávila, fabricaron la tercera carrera del Boer. Ahora la pizarra estaba 4-3 con mucho que discutir.

EL GRITO DE ¡AQUÍ ESTAMOS!

Los Indios golpearon la mesa empatando el juego 4-4 en el cierre del sexto. Bucardo, con problemas de control, cedió base a Montiel, vio pasar a su orilla el hit de Juan Carlos Urbina y después del sacrificio de Pavón, golpeó a Rubí.

Con las bases llenas, un fuerte roletazo de buen brinco hacia Ofilio, que podía forzar en el plato con mayor seguridad que buscar un doble play, no fue resuelto por el antesalista que perdió la bola, una, dos y tres veces. Se anotó la cuarta carrera de la tribu con Bucardo tambaleándose, pero “El Boricua” lo dejó en un alarde de confianza para que ponchara a Rivera y dominara a Janior Montes.

Una vez más en la serie, con la pizarra 4-4, se llegaba a un punto de borrón y cuenta nueva. La intriga fue golpeada casi de inmediato por el doble de Rafael Estrada y el jonrón de Renato Morales, inmenso por su elevación. Los Dantos se adelantaron 6-4 y explotaron a Artola con el doble de Leonardo Ortiz, finalmente sin mayor proyección. Así que en una noche tormentosa, Bucardo dejaba el juego ganado con nueve outs pendientes.

MONTIEL “ROBA” BOTÍN

Sometida a prueba, la resistencia india volvió a levantar su puño en el cierre del séptimo contra el relevista Ronald Medrano quien ponchó a los dos primeros que enfrentó, Dobles consecutivos de Montiel y Urbina, estrecharon la diferencia 6-5 con el empate circulando, pero Medrano ponchó a Pavón, manteniendo latente la incertidumbre sobre el desenlace del juego, sin embargo, los Dantos se salieron rápidamente de las brasas marcando par de carreras en el octavo con hits empujadores de Bejamín Alegría y Renato contra el relevista Jefferson Martínez estirando la ventaja 8-5.

No todo estaba consumado. Las dos bases por bolas, el hit de William Vásquez y el jonrón monumental de Montiel, le arrebataron la victoria a los Dantos en un cierre tan imprevisto como espectacular.