• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Un asedio sostenido contra viento y marea, altera nervios y eriza pelos. Todos lo sabemos ¡Qué pequeños se veían los Dantos mientras eran bombardeados por los bates indios anoche en el Estadio Dennis Martínez!

Intentaron enviar señales de vida varias veces, pero la presión estaba ahí, implacable, obligándolos a doblar sus rodillas y ser noqueados por 21-8, consecuencia de un ataque que incluyó seis jonrones, dos disparados por Jordan Pavón, con el agregado proporcionado por los swings de William Vásquez, Janior Montes, Edgar Montiel, y Sandy Moreno, en el carnaval de punch de la tribu que ha empatado la semifinal.

Este domingo seguramente con la mejor entrada del año en Managua, enfrentará a las 4 de la tarde, al zurdo Carlos Teller por los Dantos, en busca de redondear una recuperación de 0-2 que se consideraba improbable.

Bóer y Dantos se toparán este domingo en el quinto y decisivo juego de la semifinal.Isidro Hernández/ENDAunque Róger Marín el ganador de 17 juegos, inseguro recientemente, está listo, el abridor de hoy por el Bóer debe ser Braulio Silva, quien ha realizado el mejor trabajo monticular en esta serie, con picheo de dos hits y seis ceros.

Indios no dieron tregua

Obviamente tal desequilibrio en la cuarta batalla, era insospechado. A simple vista, el veterano Gustavo Martínez tenía más peso que Junior Arauz, pero el descontrol se convirtió en el gran enemigo del abridor de Dantos que golpeó a tres, cedió dos bases y fue golpeado por los jonrones de William Vásquez con dos circulando señalando la ruta de la victoria, y el solitario de Jordan Pavon.

Frente a un desfile de relevistas dantos –no se si le quedó alguno pendiente al “Boricua” Jiménez- los bateadores indios cerraron el juego con seis carreras en el quinto, cuatro en el sexto, y otras seis en el séptimo, para asegurar el sorprendente nocaut, una de las grandes palizas vistas en semifinales.

La explosión de Martínez, y la voracidad de los artilleros del Bóer, que sacaron el máximo provecho a la casi totalidad de oportunidades, enloquecieron a Hilario Urbina, Holder Obando, Kevin Ramírez, Jason Laguna y Oscar Rayo, quienes se sintieron con sus brazos deshilachados. Sin duda una advertencia para Teller, y para Jorge Bucardo, quien naturalmente funcionará como relevista inmediato en busca de evitar la catástrofe.

REYES DETUVO OFENSIVA

Si los Dantos tuvieron un momento en que podían haber apretado la pelea, fue en el segundo inning, perdiendo 4-0. Estrada y Morales abrieron con hits consecutivos contra Arauz, y entró al cajón de bateo Elmer Reyes, calificado como la gran adquisición de los Dantos para la recta final. Reyes, que raramente ha estado jugando una pelota perezosa, bateó mansamente para un doble play, y aunque Garth siguió con doble empujador, Ortiz recibió un boleto y Rayo disparó cohete, el equipo del “Boricua” solo pudo marcar una carrera.

¿Se imaginan eso? Cuatro imparables entre ellos un doble, una base por bolas, y solo una carrera anotada. Lo más llamativo de los Dantos fue su arremetida de cinco carreras en el quinto, destacando el jonrón con dos a bordo de Ronald Garth. En ese momento, la posibilidad de perder por nocaut, pareció ser espantada, pero los Indios continuaron con su asedio agobiando a los Dantos, mientras la multitud rugía en las tribunas, esperanzada en que su equipo complete el giro brusco de la serie y avance a la final para medirse con los Leones.