• Nueva York, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

La transformación del hombre discreto que se convierte en superhéroe cuando entra a la cancha, le valió a Rafael Nadal la comparación con Clark Kent y Superman... El "tenista de acero" conquistó Nueva York.

No es el único apodo que se ha llevado el mallorquín, de 33 años y dos del ranking mundial, que se proclamó campeón del US Open este domingo tras una extenuante batalla de casi cinco horas.

Su rival, Daniil Medvedev, cinco del mundo y 10 años más joven, dijo que era una "máquina", "una bestia". Su amigo, el argentino Diego Schwartzman lo llamó "un león en el medio de la selva" después de ser su presa en los cuartos y Matteo Berretini, a quien eliminó en la semi, dijo que era "el más grande luchador que ha habido en este deporte".

"La energía que muestra es impresionante, jugar contra él tu primera final de Grand Slam debe ser algo impresionante de vivir", dijo el ruso, ganador del Masters 1000 de Cincinnati y derrotado por el español en Montreal.

Pero cuando sale de la cancha, se quita el traje y vuelve a ser el mismo muchacho tímido que se refugia en su natal Mallorca por algo de normalidad cuando no está por el mundo acaparando toda la atención, como refleja el escritor británico John Carlin en la biografía "Rafa. Mi historia".

La transformación del hombre discreto que se convierte en superhéroe cuando entra a la cancha, le valió a Rafael Nadal la comparación con Clark Kent y Superman.Archivo/END

Nadal, ganador de 12 Roland Garros, ganó su decimonoveno título de Grand Slam, colocándose a uno del récord que ostenta Roger Federer.

El talento siempre estuvo allí. Álex Corretja, finalista en Roland Garros dos veces (1998, 2001), conoció a Rafa en 2002 cuando era un júnior, cerca de Barcelona, y quedó impresionado con su juego en un entrenamiento.

"Lo que más sorprendía de aquel Nadal era su timidez fuera de la pista y su descaro dentro de ella, lejos de la cancha seguía siendo un niño, pero una vez que la pisaba su comportamiento era ya el de un profesional, te miraba como tal, jugaba con un ritmo muy alto y una intensidad elevada para su edad", recordó Corretja en un artículo en el diario El Mundo hace unos años.

En el barro

En octubre pasado, Mallorca sufrió unas trágicas inundaciones. Los vecinos se organizaron en patrullas de voluntarios para ayudar en las labores de limpieza, entre ellos el habitante más célebre del lugar, Rafa Nadal.

Las imágenes del tenista dieron la vuelta al mundo. Vestido con una sudadera azul, despeinado, con unas botas de agua, un pantalón lleno de barro y una gran escoba en la mano, hablando con otros vecinos en la puerta de un garaje inundado.

Nadal estaba en Mallorca, el lugar donde desarrolló su carrera e instaló además su academia de tenis.

Allí nació en medio de una familia de deportistas. Su tío Miguel Ángel Nadal jugó en el Barcelona y el RCD Mallorca, y su tío Toni había sido jugador de tenis. Fue con él con quien tomó la raqueta por primera vez a los tres años.

Toni fue una figura imprescindible en su carrera y el hombre que le guió hasta la élite como entrenador.

Nadal tuvo en 2004 su eclosión definitiva, ganando por primera vez a Roger Federer y en la Copa Davis se coronó ese año con el equipo español, empezando a ganarse ya los favores del público.

El título de Roland Garros en 2005 supuso su entrada definitiva entre los grandes, llegando al número 1 del ranking, medallas de oro olímpicas, duelos míticos, mucha fama, con su foto en calzoncillos en fachadas de edificio o revistas, y con cientos de aficionados esperándolo para saludarlo en el hotel.

Nadal tuvo en 2004 su eclosión definitiva, ganando por primera vez a Roger Federer y en la Copa Davis se coronó ese año con el equipo español, empezando a ganarse ya los favores del público.Archivo/END

Pero se esfuerza por mantener en reserva detalles de su vida privada, incluida su relación con Xisca, su novia de toda la vida, molestándole cualquier chisme que sobre ellos se dice.

La carrera de Nadal ha sido la historia de un éxito, aunque siempre afrontando el azote de las lesiones, de las que hasta ahora siempre ha regresado con fuerza, al mejor estilo de Superman.